Make your own free website on Tripod.com

Un Fiel Mayordomo del Tiempo
Hogar ] Arriba ] Respecto al Cuidado de los Hijos ] Capítulo Nueve ] Cómo Invertir Tus Fondos ] La Administración del Tiempo ] ¿De Quién es Esta Escuela? ] Decentemente y con Orden ] Diez Cosas Que Quisiera Haber Sabido ] Entre Mamás - Diciembre 2002 ] Noche de "Open House" ] Nuestros Lectores Escriben - Diciembre 2002 ] Preguntas y Respuestas ] Sólo para Papás ] [ Un Fiel Mayordomo del Tiempo ] La Última Palabra - Diciembre 2002 ]

 

Un Fiel Mayordomo del Tiempo
por Michael y Susan B.

En la Biblia leemos acerca de la mayordomía. José ejercía mayordomía sobre los recursos de Egipto durante los años de hambre. Jesús relató una parábola acerca de un mayordomo que fue despedido porque malgastó los bienes de su amo. Pablo dice: “Ahora bien, se requiere de los administradores, que cada uno sea hallado fiel” (I Corintios 4:2).

¿Qué es un mayordomo fiel? Un buen mayordomo administra los bienes de su amo en una forma que le agrada a él. Esto definitivamente no se puede hacer de una manera descuidada, casual o como a la ventura. Además de un corazón sumiso, la mayordomía fiel requiere de organización.

Para considerar la manera en que funciona un plan de organización, piensa en lo que es un presupuesto. El uso de un presupuesto realista y estricto nos ayuda a pagar los gastos fijos y cubrir las necesidades básicas antes de gastar en otras cosas.

De manera similar, un horario es un plan para la organización y administración de nuestro tiempo. Sin una estrategia realista y estricta, nuestro tiempo se utilizará de manera descuidada y se desperdiciará.

En Efesios 5:15-16, Dios nos exhorta: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.”

A medida que planeamos para nuestra familia una rutina realista, basada en la Biblia, el Señor nos condujo del caos y la confusión a un estado de orden y paz cada vez mayores.

El Señor nos ayudó a ver nuestras actividades desde la perspectiva de Él y a entender sus prioridades para nuestras vidas. Él nos ayudó a aprender a distribuir nuestro tiempo y nuestras energías, para hacer las cosas esenciales e importantes primero.

Determina las Prioridades de Dios

Si deseas diseñar un horario funcional para tu familia, sugerimos que empieces por discernir las prioridades de Dios para tu vida.

Utilizando el mismo proceso que usarías para elaborar un presupuesto financiero, enumera todas las formas en las que tu familia utiliza su tiempo. Anota todo lo que hacen de día y de noche, cada día de la semana. Sé realista y sé práctico. Anota aun las cosas pequeñas e insignificantes como cepillarse los dientes y barrer el piso.

Después de cada actividad, estima la cantidad de tiempo que dedican cada día/semana/mes a esa actividad. Luego, clasifica cada actividad conforme a un nivel de prioridad:

1. Esenciales. Actividades (incluyendo descanso) necesesarias para una vida saludable, física y espiritual.

2. Muy Importante/Debería Hacerlo. Actividades que son de gran importancia para una existencia humana que agrada a Dios.

3. Podría Hacerlo. Actividades no esenciales que podrían ser edificantes y que honrarían a Dios si aun queda tiempo después de haber realizado las prioridades #1 y #2.

4. Me Gusta Hacerlo. Actividades que son divertidas, deleitosas, emocionantes, o agradables, pero que realmente son innecesarias y que frecuentemente pueden ser una distracción para una vida piadosa.

Programa lo Primero Primero

Si descubren que hay áreas en las que pueden mejorar el aprovechamiento de su tiempo, distribuyan su tiempo, colocando en una gráfica todas las cosas que necesitan hacer. Empiecen por asignar tiempo en forma realista a las prioridades #1, como tiempo devocional con el Señor; estudio bíblico familiar; sueño suficiente; higiene personal; alimentos a sus horas; quehacer doméstico; y provisión adecuada de alimento, techo, ropa, etc.

Luego, agreguen las prioridades #2, como enseñar a los hijos las materias académicas y destrezas prácticas, congregarse con otros creyentes, hospitalidad cristiana, y ministrar a familiares y al cuerpo de Cristo.

A estas alturas pudieras sentir sorpresa y espanto al mismo tiempo. Es probable que su horario esté bien lleno con las prioridades #1 y #2. Pero tenemos que reconocer que estas son las cosas que Dios ha querido para nuestras vidas.

Las lecciones de música, manualidades, viajes al zoológico, y otras prioridades #3 son cosas especiales que Dios pudiera usar para bendecirnos cuando están en orden las prioridades más importantes. Pero estos extras no son nuestro enfoque principal. El caos y la confusión frecuentemente vienen porque incluimos demasiadas actividades innecesarias.

Finalmente, consideren las prioridades #4: pasatiempos, deportes, lecturas y/o videos recreativos, juegos y actividades de computadora, conversaciones telefónicas, etc.

Estas actividades frecuentemente son abismos sin fondo que se tragan el tiempo y dejan poco o nada a cambio. No sólo le roban tiempo a las cosas más importantes, sino que tienen un atractivo adictivo. Eviten las cosas que desperdician el tiempo e inviertan su tiempo en cosas que satisfagan sus almas y agraden al Señor.

Disfruten las Bendiciones

Debemos programar nuestro tiempo si queremos agradar a Dios como siervos sabios, diligentes y fieles. Siendo que Él es nuestro Padre amante, nos da muchas bendiciones a cambio.

1. Paz. Un horario funcional ayuda a impartirle al hogar un orden pacífico. El tiradero y el estilo de vida caótico crean tensión para todos. Pero dentro de un ambiente de orden y calma, la familia puede pensar, trabajar, tener compañerismo y adorar más pacíficamente.

2. Propósito. Un horario funcional le imparte propósito a cada miembro de la familia. La falta de una visión clara para cada momento del día conduce a la distracción y vagancia sin rumbo. Cuando se cuenta con una rutina establecida, cada individuo puede lograr lo que Dios quiere que haga. Esto conduce a una obediencia y realización gozosa en lugar de frustración y vacío.

3. Dirección. Con una agenda sabiamente planeada, podemos dirigir nuestra familia hacia las actividades importantes que Dios queiere que realicemos. La colocación de un horario escrito en un lugar prominente también ayuda a nuestros hijos mayores a seguir adelante durante esas interrupciones inevitables.

4. Fuerza de Voluntad. Un horario funcional nos da valor. Para ser mayordomos fieles de los recursos de Dios, frecuentemente tenemos que decir: “No, eso no sería lo mejor para nuestra familia.” Sin un plan establecido, lo más probable es que cedamos ante los impulsos del momento. El horario nos ayuda a decir “no” a las cosas que estorban para la realización de nuestras prioridades.

5. Orden. Un horario funcional nos provee tiempos regulares para recoger tiradero, limpiar, lavar ropa, hacer compras, etc., de modo que estos pendientes no se acumulen, volviendo la vida tensa y desequilibrada. Una rutina sabia y razonable para la administración del hogar nos puede dar la victoria sobre los detalles abrumadores de la vida.

6. Flexibilidad. Un horario funcional realmente nos da tiempo y flexibilidad. Nos ayuda a planear para realizar algunas de esas maravillosas cosas adicionales, cuando sea mejor para nuestra familia. También nos otorga la libertad para substituir ocasionalmente una actividad por otra.

7. Preparación para la vida. Un horario funcional nos ayuda a enseñar a nuestros hijos a entender y obedecer los principios de mayordomía de Dios para que no los tengan que aprender desde las bases cuando tengan sus propios hogares. Al enseñar a nuestros hijos a organizar y administrar sabiamente a sus familias, también los estamos equipando para el futuro liderazgo en la iglesia.

Padres, oren y estudien las Escrituras juntos, buscando la voluntad de Dios para su familia. Comenten y elaboren un horario manejable que satisfaga a Mamá y a Papá, y que provea para las necesidades de todos los miembros de la familia.

Cuando tengan la seguridad de que han discernido la voluntad de Dios para su tiempo y sus actividades, expliquen a sus hijos lo que será su nueva rutina y los principios que la respaldan. Oren diariamente para pedir la gracia y la disciplina para seguir el plan de Dios para la paz, el orden y el fruto.

Copyright July/August 1998

by The Teaching Home,

Box 20219, Portland, OR 97294

www.TeachingHome.com

Reprinted by permission