Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - Diciembre 2002
Hogar ] Arriba ] Respecto al Cuidado de los Hijos ] Capítulo Nueve ] Cómo Invertir Tus Fondos ] La Administración del Tiempo ] ¿De Quién es Esta Escuela? ] Decentemente y con Orden ] Diez Cosas Que Quisiera Haber Sabido ] Entre Mamás - Diciembre 2002 ] Noche de "Open House" ] Nuestros Lectores Escriben - Diciembre 2002 ] Preguntas y Respuestas ] Sólo para Papás ] Un Fiel Mayordomo del Tiempo ] [ La Última Palabra - Diciembre 2002 ]

 

La Última Palabra – Diciembre 2002
Por Mike Richardson

Con la instalación de energía solar en nuestra casa, han venido muchos beneficios--algunos para nuestra familia--algunos para nuestros vecinos. Pudimos encontrar un refrigerador con gran eficiencia de energía, y una capacidad de 22 pies cúbicos. Esto no sólo ha reportado un enorme beneficio para nuestra familia, sino que ha beneficiado a los vecinos. Pam les ha dicho a los vecinos que pueden usar el refrigerador cuando tengan necesidad.

Sin embargo, el más grande beneficio que hemos recibido al tener disponible este equipo solar no es la luz eléctrica, ni tampoco el refrigerador que tenemos ahora. Ni siquiera es la ventaja de la comodidad de algunos aparatos domésticos como licuadora y batidora.

Entre las actividades de pastorear la iglesia, publicar e imprimir una revista, redactar, publicar e imprimir libros, presentar conferencias, grabar y distribuir cassettes de audio y CDs, y criar seis niños pequeños, mis días están bastante ocupados. Como mi oficina está en Arteaga, que queda a 3 horas de camino, viaje redondo desde nuestra casa, he pasado muchas horas en el camino en los últimos tres años.

Bueno, en octubre el Señor nos proveyó una casa remolque de 10 metros que tenemos estacionada a un lado de la casa. Estamos en el proceso de convertirla en oficina. Así es, mi oficina estará a 15 metros de la puerta de mi casa. Dentro de pocas semanas, cuando hayamos terminado de convertir el remolque, sólo tendré que ir a Arteaga una vez por semana para revisar el correo electrónico y hacer llamadas telefónicas.

¡Qué bendición! Ahorrar entre nueve y doce horas por semana de traslados. Tiempo que puedo usar para ayudar a Samuel con sus matemáticas o tomar una siesta con Timoteo. Tiempo para montar a caballo o platicar con los vecinos. Tiempo para caminar o platicar con mi esposa. O posiblemente será tiempo para sentarme a descansar y disfrutar de las muchas bendiciones que el Señor ha dado a nuestra familia. Malaquías 3:10b dice: "Probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde."

En Cristo,

Mike

P.D. Si llaman a la oficina, por favor dejen un mensaje en la contestadora. Yo devolveré la llamada cuando venga a Arteaga.