Make your own free website on Tripod.com

Alas de Aguila
Hogar ] Arriba ] Adolescente Comenta Ventajas ] [ Alas de Aguila ] Aprendizaje de Administración ] Aprendizaje Fragmentado ] Capítulo Nueve ] Cómo Conquistar el Desaliento ] Correspondencia para Enseñar Redacción ] El Diluvio de Noé ] Aprendan Educación Física ] Entre Mamás - Octubre 2002 ] Nuestros Lectores Escriben - Octubre 2002 ] Preguntas y Respuestas ] La Última Palabra - Octubre 2002 ]

 

Alas de Aguila
by Michael P. Farris

“Lo único que tenemos que hacer es esperar en el Señor, y podremos elevarnos por encima de los problemas y las luchas como si tuviéramos alas como águilas.”

Mientras escribo esto estoy observando a cinco de nuestros hijos (de 11, 9, 8, 6 y 4 años de edad) mientras nadan. Nos encontramos en Ohio para asistir a la graduación universitaria de nuestra hija mayor, Christy.

Tengo que reconocer que yo era mucho más joven cuando Christy tenía cuatro años. Era 18 años más joven para ser exacto. Estoy bien seguro de que tenía bastante más energías en ese tiempo. Probablemente menos sabiduría, pero definitivamente más energías.

En ocasiones como estas, me impresiona el compromiso a largo plazo implícito en el hecho de ser padres. Es una tarea en la que nos hemos de embarcar con decisión solemne y profunda gratitud a Dios.

Los padres que educan en el hogar asumen la responsabilidad por la crianza de sus hijos en un sentido supremo. Y yo quisiera aprovechar este espacio para alentarte, así como yo necesito ser alentado a perseverar para el largo plazo.

La decisión de educar en el hogar no es meramente una decisión de presentar contenido académico con metodología tutorial. Es una decisión de invertir la esencia de tu vida, tu tiempo, en las vidas de tus hijos.

Si la escuela en el hogar fuera sólo un sistema académico, mi esposa y yo probablemente hubiéramos renunciado antes de este, nuestro décimosexto año. No nos hubiéramos echado a cuestas todo este trabajo sólo por lograr calificaciones más altas en los exámenes.

Pero cuando considero el carácter espiritual y moral de nuestras tres hijas adultas y las tremendas oportunidades que hemos tenido Vickie y yo para interactuar con ellas, estoy firmemente convencido de que todos los años y todo el esfuerzo son inversiones pequeñas en comparación con las recompensas que hemos recibido.

Permíteme sugerir tres ideas a las que te puedes aferrar cuando el camino se torne difícil y te empiecen a invadir esas dudas persistentes respecto a renunciar.

Primero, recuerda que los padres no pueden renunciar. Algunos padres, particularmente algunos varones, intentan renunciar simplemente huyendo. Pero aun en estos casos, realmente no han escapado de la paternidad; únicamente han renunciado a su responsabilidad como padres.

Tienes sólo una opción: ¿Seré padre (o madre) responsable o irresponsable? Educar en el hogar es una decisión responsable, pero se requiere diligencia para ejercer esta decisión de manera responsable.

No puedes dejar de ser padre (o madre), y no debes dejar de ser padre responsable.

Segundo, recuerda que la meta de la paternidad, igual que la meta de la educación en el hogar, es conducir a tus hijos a la madurez. No basta empezar bien. Serás juzgado por la manera en que terminas, no por la manera de comenzar.

Reconozco que ninguno de estos pensamientos hará que la tarea de educar en el hogar sea más fácil. Pero mi meta es hacer que la renuncia sea más difícil.

Tercero, tenemos que recordar que Dios recompensará nuestros débiles esfuerzos por ejercitar la auto-disciplina que se requiere para ser padres responsables, con una abundancia fuera de toda proporción a nuestro trabajo; pero las recompensas no llegan de un día para otro.

Considera dos pasajes bíblicos: Hebreos 12:11-12 enseña la necesidad de la perseverancia como condición para recibir una recompensa piadosa. “Ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados. Por lo cual, levantad las manos caídas y las rodillas paralizadas.”

Uno de mis versículos favoritos, Isaías 40:31, enseña el principio de la desproporcionalidad de la recompensa de Dios. “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.”

Lo único que tenemos que hacer es esperar a Jehová y podremos elevarnos sobre los problemas y luchas como si tuviéramos alas de águilas.

Al reflexionar sobre esta etapa que termina con la graduación de Christy, estoy seguro de que Vickie y yo hemos volado con alas de águila en muchas ocasiones para llegar hasta donde nos encontramos. Y con el ruido de fondo de nuestros cinco pequeños bañistas, siento el confiado alivio de saber que esas alas de Dios nos llevarán a todos por encima de las tormentas de la vida hasta llegar a la meta.

Copyright July/August 1998

by The Teaching Home,

Box 20219, Portland, OR 97294

www.TeachingHome.com

Reprinted by permission