Make your own free website on Tripod.com

Educar Sin Gastar
Hogar ] Arriba ] Buena Salud ] Capítulo Cuatro ] Un Hermoso Día ] Darwin Frente al Ojo ] [ Educar Sin Gastar ] El Fútbol y la Filosofía ] Entre Mamás - Dic 2001 ] Experiencia de Educación en el Hogar ] Gracias por Educarme en el Hogar ] Haz Más Fácil la Escritura ] La Preservación de una Familia ] Mis Sentimientos ] Nuestros Lectores Escriben - Dic 2001 ] Redacción de un Informe ] La Última Palabra - Dic 2001 ]

 

Educar Sin Gastar (Tanto)
por James S.

Hay muchas herramientas y métodos económicos, y sin embargo excelentes, que puedes utilizar para fomentar la educación de tu familia.  A continuación algunos ejemplos:

La Biblia

Estoy seguro que no es necesario decirte que la Palabra de Dios es la mejor herramienta educativa del mundo.  Nos  proporciona la verdad divina expresada en términos humanos.  Sobresale el propósito espiritual de las Escrituras: “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (II Timoteo 3:16).

De la Biblia podemos aprender historia antigua, geografía, formas gramaticales, y géneros literarios.   Si tienes una Biblia de estudio, las posibilidades para una educación económica se aumentan considerablemente.  Con tan sólo usar la concordancia o el sistema de referencias y darles seguimiento a las palabras a lo largo de un pasaje, se puede obtener una educación provechosa.

El diccionario

Esta es otra fuente increíble de conocimientos.  Vamos a suponer que tengas un ejemplar del Nuevo Diccionario Escolar Webster, el cual tengo por casualidad aquí cerca de mí.  Además del material normal de definiciones, este diccionario contiene 20 páginas de historia del idioma inglés, 15 páginas de palabras y frases extranjeras, 50 páginas de nombres biográficos, 70 páginas de nombres geográficos, tres páginas de signos y señales de astronomía, medicina, meteorología, etc., ocho páginas de reglas para hacer un trabajo escrito, una página de notas de pie, y ocho páginas sobre formas protocolarias y redacción de correspondencia.   Y sumado a todo lo anterior, las tablas de introducción que explican cómo interpretar las entradas de definición en el diccionario.

Si nos fijamos en tales entradas, descubriremos las partes de la oración, los orígenes del lenguaje, múltiples definiciones, sinónimos, y citas históricas.  El diccionario es un tesoro descubierto.

Credencial de biblioteca

Las bibliotecas son un recurso fértil para el hogar educador cristiano y el alumno que continúa su educación.  Una credencial te proporciona acceso a cientos de miles de mentes.  Claro, no todas las mentes merecen la misma cantidad de nuestro tiempo.  Sin embargo, la información disponible es muy útil y, para el estudiante o maestro exigente, puede ser una ventana al mundo.  Infórmate de servicios de préstamo interbibliotecario de los cuales puedes obtener libros que no se encuentran en tu biblioteca.  Si tu biblioteca no tiene los materiales que necesitas, pregunta si los puede conseguir.  Se ofrecen, además, en las bibliotecas públicas muchos programas, películas, y talleres educativos.

El directorio telefónico

¿Cuándo fue la última vez que leíste tu directorio telefónico?  Un directorio puede resultar muy útil como recurso para el hogar educador.  Además de los números telefónicos individuales, los directorios pueden contar con una sección de páginas destinadas a los servicios gubernamentales.  Estas pueden servir para planear viajes de estudio.  La sección amarilla contiene información sobre museos, sitios históricos, y (en caso de que los necesites) plomeros.  Enseñar la cortesía telefónica a un niño y cómo usar el directorio es una educación en sí.

Un diario

Escribir regularmente en un diario siempre resulta más fácil de decir que de hacer.  El llevar un diario entrena a un hijo a observar, narrar, y organizar los pensamientos.  Concéntrate en dos métodos.

Primero, escribe un breve resumen de todos los eventos del día.  Desafortunadamente, tales narraciones tenderán a ser similares cada día y no logran plenamente el propósito de llevar un diario.

Segundo, elige un tema y escribe a fondo sobre ello.  Esto puede ser la tarea más amena.  A la larga los alumnos dejarán de narrar los eventos diarios y empezarán a escribir sus pensamientos.

También relacionado con el diario está el álbum de recortes.  El álbum de recortes es uno de los métodos que utilizaban nuestros antepasados en la educación.  En este álbum ellos ponían poemas, citas, e ideas que valieran la pena recordar.

Memorización

A la mayoría de los cristianos que educan en el hogar no se les tiene que comentar de la importancia de memorizar la Biblia.  Es un recurso invaluable para la vida espiritual.  Como dice el salmista: “En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:11).

Los griegos antiguos memorizaban todas las secciones de Homero como fundamento de su educación.

El trabajo de memorización es trabajo para la mente.  Memoricen secciones pertinentes de las Escrituras como Génesis 1, el Padre Nuestro, los Diez Mandamientos, Salmo 1, Salmo 23, y I Corintios 13.  De la literatura secular memoricen documentos históricos, y pasajes de Shakespeare, Milton, Wordsworth, y otros.  En lo personal, me gustaría recomendar unas obras divertidas de Lewis Carroll, Edward Lear, e Hilaire Belloc.  O, memoricen algo que han puesto en su álbum de recortes.

Colecciones

No hay como coleccionar — sean libros o cuadros, estampillas o monedas, piedras u hojas de árboles, mariposas o esqueletos de animales, el coleccionar constituye una manera de organizar parte del mundo en un orden congruente.  Utilizado correctamente por los padres, el coleccionar puede emplearse para fomentar la clasificación mental y entendimiento.  Las colecciones pueden constituir la plataforma para el estudio de la historia, geografía, geología, biología, u otras materias diversas.

Teatro Guiñol

Fabrica esto para tus hijos con cajas de cartón viejas.  Puedes confeccionar unos títeres, o aun representar historias con personajes de Fisher Price.

Leer y cantar en voz alta

Probablemente no hay mejor mecanismo para unir y educar a la familia que el tiempo compartido leyendo y cantando.  Sea leer la Palabra de Dios u otros libros, cantar himnos o canciones tradicionales, se forja una unidad especial.  Mirar pasivamente la televisión nunca será un sustituto para los placeres de leer libros en voz alta, libros como Light Princess (Princesa de Luz) por George MacDonald.  No hay mejor placer que cantar villancicos (aun en en el mes de julio).

Alto a la prisa.  Siéntense.  Rían.  Lean.  Canten.  Oren.  Esto es la educación.

Used by Permission

The Teaching Home

August / September 1989