Make your own free website on Tripod.com

Buena Salud
Hogar ] Arriba ] [ Buena Salud ] Capítulo Cuatro ] Un Hermoso Día ] Darwin Frente al Ojo ] Educar Sin Gastar ] El Fútbol y la Filosofía ] Entre Mamás - Dic 2001 ] Experiencia de Educación en el Hogar ] Gracias por Educarme en el Hogar ] Haz Más Fácil la Escritura ] La Preservación de una Familia ] Mis Sentimientos ] Nuestros Lectores Escriben - Dic 2001 ] Redacción de un Informe ] La Última Palabra - Dic 2001 ]

 

Buena Salud: Tres Breves Recordatorios
por Mike y Judy Phillips

Salud no es únicamente nutrición. La buena salud realmente tiene tres puntos muy importantes: nutrición, ejercicio, y reducción de estrés.

NUTRICION: ¿Cómo le provees a tu familia las vitaminas y los minerales necesarios sin aditivos y químicos? No necesitas tomar clases para saber que necesitas darle a tu familia suficientes granos, frutas, y verduras. Y no es necesario leer un libro para saber que debes comer menos carnes rojas y productos lácteos. Ese consejo está en todas las revistas, desde Selecciones hasta Buen Hogar. Está en las noticias y los programas matutinos. Necesitas saber cómo cambiar la dieta de tu familia para poder poner en práctica los consejos de los expertos.

 Cuando nosotros tomamos la decisión de llevar una dieta sana, intentamos hacer mucho y muy rápido y todo se vino abajo. Limpiamos nuestra casa de todos los “venenos” que encontramos. Llenamos tres bolsas de comida no saludable, desde harinas preparadas para pastel, hasta mostaza. (Debo agregar aquí que la familia a la que le regalamos la comida estaba muy contenta de recibir cualquier tipo de comida.) Luego empezamos a comer sanamente. Durante aproximadamente dos semanas. Las galletas sabían a croquetas, y estábamos cansados de ensaladas.

 Dos años después éramos más sabios. Empezamos a sustituir una cosa a la vez. Primero pasamos de harina blanca a harina integral. (Cuando hagas algún cambio como éste, debes estar consciente de la diferencia entre harina integral para pan, y harina integral para repostería. No intentes hacer pasteles o galletas con harina para pan o viceversa.) Cuando logramos acostumbrarnos a un cambio en nuestra dieta, pasamos a otro. Descubrimos que entre más lento el cambio mejor. Es menos probable que vuelvas atrás. Usando este método hemos mantenido una “dieta sana” durante más de 15 años, trabajando con una cosa a la vez.

EJERCICIO: Esto tampoco es nada nuevo. Esto sí que es una parte importante en la historia de la buena salud, especialmente en la vida de las madres que educan en el hogar. ¿Estás cansada y agotada? Salir a caminar o andar en bicicleta realmente te da más energía. Y tomar el aire fresco es importante para una buena salud. Frecuentemente las madres que educan a sus hijos en el hogar, pasan todo el día en la casa. Lo menos que se requiere es salir a caminar diariamente. Sé que es difícil acomodarlo en tu horario, pero intenta aunque sea un poco.

REDUCCIÓN DE ESTRÉS: De nada sirve comer comida saludable y estar en buena condición física, si estamos enredados en nuestros problemas. Y claro que una dieta saludable y el ejercicio nos pueden ayudar con el estrés. Pero el estrés realmente destruye vitaminas en nuestro sistema. Podrías terminar indigesto después de haber tenido una discusión a la mesa, porque la comida se hace ácida en nuestro estómago.

 Vivimos en un mundo lleno de tensión. Un poco de risa, al igual que reconocer que hay personas en situaciones mucho peor que las nuestras, nos puede ayudar. El estrés frecuentemente es causado por la auto compasión. La auto compasión se puede detener muy fácilmente regalando. Llévale unas galletas a tu vecino, o sirve una comida a un equipo de rescate. Regalar un poco puede hacer una gran diferencia.

El Señor nos hace una hermosa invitación en Mateo 11:28-30, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” “Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”(1 Pedro 5:7). “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias” (Filipenses 4:6).

Ya sabías todo esto. Ya sabías acerca de la comida sólo necesitabas que alguien te animara. Y ya sabías que necesitabas hacer ejercicio sólo necesitabas un empujón. Sabías que debes reírte de tus problemas, pero necesitabas recordar que no debes tomar las cosas tan en serio y confiar en el Señor.

Mike y Judy Phillips han estado educando en el hogar  a sus tres hijos en Eureka, California, por ocho años. Mike es el co-editor de las novelas Stonewycke y es editor de la reimpresión de la serie George MacDonald.

 

Used by Permission

The Teaching Home

October / November 1988