Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - Dic 2001
Hogar ] Arriba ] Buena Salud ] Capítulo Cuatro ] Un Hermoso Día ] Darwin Frente al Ojo ] Educar Sin Gastar ] El Fútbol y la Filosofía ] Entre Mamás - Dic 2001 ] Experiencia de Educación en el Hogar ] Gracias por Educarme en el Hogar ] Haz Más Fácil la Escritura ] La Preservación de una Familia ] Mis Sentimientos ] Nuestros Lectores Escriben - Dic 2001 ] Redacción de un Informe ] [ La Última Palabra - Dic 2001 ]

 

La Última Palabra – Dic 2001
Por Mike Richardson

A fines de septiembre Pam y yo salíamos por avión de Monterrey en la madrugada para asistir a unas conferencias. Como David y Sara viven cerca del aeropuerto, pasamos la noche con ellos. Sara había estado en cama por varios días y se esperaba que aún estuviera en cama por un par de meses más. Después de salir de su casa le comenté a Pam que David hace muy buen trabajo de cuidar a los niños, a su esposa enferma, la casa, los alimentos y el resto de su trabajo (incluyendo la edición de esta revista) en los momentos breves entre sus demás responsabilidades. Luego agregué: “¡Yo jamás podría hacer eso!” Pamela me aseguró que sí podría si tuviera que hacerlo. Pero yo no estaba convencido.

Nunca me imaginé que cinco semanas más tarde Pam y yo estaríamos en circunstancias similares. El jueves 8 de noviembre, 2001, Pam salió para asistir a un Seminario Básico en Monterrey junto con Samuel y Misty. Yo me quedé en casa en el rancho con los cuatro pequeños.

A principios de la semana anterior Pam había empezado a tener mucha dificultad para caminar. Ella creía que se había estirado un músculo. Después de llegar a Monterrey se le hinchó mucho la pierna, luego se puso morada y no podía caminar nada. Gracias a la providencia de Dios, la doctora que atendió el nacimiento de Josué en nuestra casa en Arteaga también estaba allí. Ella vio que Pam cojeaba y le preguntó qué le sucedía. Al examinarla, insistió que Pam viera a un médico en Monterrey inmediatamente.

En el consultorio médico le diagnosticaron trombosis venosa profunda, coágulos formados en las venas grandes que se encuentran localizadas profundamente en la pierna. La hospitalizaron inmediatamente y la inmovilizaron. El viernes un amigo fue a Baratillo para avisarme que Pam estaba en el hospital.

Después de revisar los resultados de un estudio de ultrasonido del abdomen y la pierna, el médico dijo que tenía varias obstrucciones muy largas que habían interrumpido completamente la circulación sanguínea de la pierna. Se le administró un anticoagulante, heparina, que ahora ha sido substituido por Clexane. Como la mayoría de las complicaciones de este problema son ocasionadas por desprendimiento de partes del coágulo que luego van al corazón o al pulmón, quedó hospitalizada por ocho días y requiere de un mínimo de tres semanas de reposo en cama seguidas de varias semanas de movimiento limitado. También requerirá de dos inyecciones diarias por nueve meses. Nos sentimos muy agradecidos de que un estudio de ultrasonido haya mostrado que el bebé se encuentra bien.

Mientras pasamos por esta experiencia he aprendido varias cosas:

1. Como mencioné al principio, yo no lo puedo hacer. No puedo con la pesada carga de cuidar a una esposa enferma, cinco niños pequeños, la casa, las comidas y el resto de mi trabajo (incluyendo la publicación de esta revista y el pastoreo de una iglesia) en los breves momentos entre todas las demás responsabilidades.

2. Dios puede mostrarse poderoso cuando no sentimos que nosotros podamos con la carga. II Corintios 12:9: “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

3. En el cuerpo de Cristo, cuando una persona sufre, todos sufren. Y ese dolor los moviliza. En nuestro caso ha hecho que creyentes de todas partes acudan a ayudar. Algunos me ofrecieron hospedaje mientras estuve en Monterrey, otros ofrecieron cuidar a nuestros hijos pequeños. Muchos han traído alimentos. Otros han ayudado con gastos adicionales.

Una señora ha venido muchas veces para ayudar a limpiar la casa. Podría llenar muchas páginas con la lista de maneras en que la gente nos ha ayudado a Pam y a mí durante este tiempo. 1 Corintios 12:26: “De manera que si un miembro padece, todos los miembros se duelen con él, y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan.”

4. Ese amor que tienen los creyentes unos por otros es un testimonio tremendo del amor de Cristo que mora en ellos. Juan 13:35: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.”

Pam y yo estamos muy agradecidos por todos los que están orando por nosotros durante este tiempo. También nos sentimos profundamente endeudados con los que nos han ayudado de tantas maneras. Además estoy agradecido por el ejemplo piadoso de David Clingan. Creo que una razón por la que Dios lo ha puesto en mi vida es por su ejemplo de piedad y dependencia del Señor.

Gracias por seguir orando por Pam y el bebé, así como por David, Sara y su nuevo bebé.

En Cristo,

Mike