Make your own free website on Tripod.com

Tu Filosofía de Crianza de Los Hijos
Hogar ] Arriba ] [ Tu Filosofía de Crianza de Los Hijos ] Aprendizaje Eficiente ] ¿Atorado? ] Capítulo Ocho ] Comidas con Sentido ] Confesiones de Una Madre Educadora ] Entre Mamás - Agosto 2002 ] Malabarismos al Educar en el Hogar ] Matemáticas Pagadas ] Nuestros Lectores Escriben - Agosto 2002 ] Planear y Presentar una Lección ] Quehacer Doméstico ] Recoger en Cinco Minutos ] Prácticas para Entrenar ] La Última Palabra - Agosto 2002 ]

 

¿Es Humanista o Bíblica Tu Filosofía de Crianza de Los Hijos?
por Richard Fugate

Me da mucho gozo conocer familias que educan en el hogar y cuyos hijos se portan bien y son ejemplos del entrenamiento de sus padres. Estos hijos sobresalen en contraste marcado con sus homólogos inmaduros que han recibido poco, o nada, de entrenamiento para la edad adulta. El contraste existe, no porque estos hijos bien disciplinados han sido privados de su infancia, sino porque a los demás hijos se les ha permitido "desarrollarse naturalmente" sin restricciones o dirección forzosa.

Como siempre, es la filosofía en la que creen y funcionan los padres la que hace la diferencia. Es mi opinión que la mayoría de los padres que educan en el hogar desean sinceramente lo mejor para sus hijos. Sin embargo, algunos sin saberlo podrán estar siguiendo una filosofía falsa y, por lo tanto, estar sinceramente equivocados. He encontrado que muchos padres adoptan ciertos principios que han aceptado de otros sin analizar la filosofía subyacente de la crianza de los hijos. Quizás si los padres de estos hijos indisciplinados supieran más acerca de la filosofía que están siguiendo sobre la crianza de los hijos y cómo contradice la Biblia, volverían a evaluar su posición.

Como lo veo yo, el asunto fundamental es que hay dos filosofías contrarias sobre la crianza de los hijos. Una es la filosofía que dice que un hijo:

Es esencialmente bueno y deseoso de aprender.

Es un producto de la evolución que avanza naturalmente a través de etapas del desarrollo.

No debe ser instruido, desafiado, o restringido directamente por los maestros o padres.

Ha de ser colocado en un ambiente libre de absolutos o inhibiciones enseñadas; donde aprenda lo que quiera por su cuenta a través de juegos o experiencias de juego-trabajo.

Esta filosofía decididamente humanista es fundamental, tanto para las teorías del desarrollo infantil temprano como para la sicología del desarrollo infantil.

La filosofía contrastante respecto a la crianza de los hijos cuenta con las verdades bíblicas como su fuente. Compárense los cuatro elementos siguientes punto por punto con los anteriores. La Biblia revela que un hijo:

Está sujeto a su propia naturaleza pecaminosa y no desea aprender nada que requiera esfuerzo a menos que le agrade u, obviamente, a menos que pueda ser manipulado mediante sus emociones o deseos (Salmo 51:5; 58:3; Eclesiastés 9:3; Jeremías 17:9; Mateo 15:9).

Es una creación de Dios la cual no es un animal y, por lo tanto, no debe ser entrenado como tal (Génesis 1:27; 5:1; 6:7; Job 33:4; Salmo 127:3; Jeremías 38:16).

Definitivamente el propósito de Dios es que sea instruido (Deuteronomio 6:6,7; todos los Proverbios; 2 de Timoteo 3:15), desafiado (Proverbios 22:6; Efesios 6:4; griego), y restringido (Proverbios 29:15; 1 de Samuel 3:13).

El propósito de Dios es que sea dirigido en el camino hacia la madurez y el servicio a Él (Proverbios 22:6; Efesios 6:4). Hay que enseñarle los principios absolutos de Dios (leyes) y cómo pensar dentro de ese marco (Deuteronomio 6:6,7). Su estado inmaduro no es aceptable y, por lo tanto, tiene que ser entrenado intencionalmente para alejarle de esa condición (Proverbios 29:15; 1 de Samuel 3:13).

Obviamente, esta filosofía bíblica contradice a la humanista. No hay manera de combinar las dos porque "un poco de levadura leuda toda la masa" (siendo la levadura siempre un símbolo de la maldad o el plan de Satanás). Los padres tienen que escoger la filosofía que van a seguir. Sin embargo, a veces esto es más difícil de lo que parece porque Satanás es experto en engañar.

Cuando la filosofía humanista se aplica a la educación infantil temprana, puede dar como resultado una enseñanza demasiado escasa y demasiado tardía. A veces esto se llama "ser lego" por los que se oponen a cualquier aprendizaje requerido.

Lo más peligroso de todo es que los padres que han adoptado este método educativo a menudo continúan con el método en todos los aspectos de la disciplina de su hijo también. Creo yo que esta es una de las razones por las que algunos que educan en el hogar tienen hijos indisciplinados. Cuando los padres consideran que su hijo está simplemente "pasando por una etapa" de la que saldrá naturalmente o creen que no ha de ser instruido, desafiado, o restringido por causa de su mala conducta o piensan que las inhibiciones pudieran frustrar su ego o creatividad, entonces ya llevan mucho camino recorrido hacia la creación de otro más de los tiranos egocéntricos que abundan en nuestra sociedad actual.

No importa el método educativo que utilices actualmente para instruir en el hogar, quizás ahora sería buen momento para volver a evaluar la conducta de tus hijos. ¿Están madurando cada vez más? Son más autodisciplinados y considerados de otros? ¿Están desarrollando un carácter equilibrado? ¿O se encuentran entre los hijos educados en el hogar por los que algunos me han expresado preocupación – egoístas, descorteses, indisciplinados, y rebeldes? Si la última es tu conclusión, favor de considerar la Palabra de Dios cómo el camino a la sanidad de tu familia. Solamente la Biblia contiene la verdad absoluta acerca de crianza de los hijos.

Copyright Dec. / Jan. 1991

by The Teaching Home

Box 20219, Portland OR 97294

www.TeachingHome.com

Reprinted by permission