Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - Agosto 2002
Hogar ] Arriba ] Tu Filosofía de Crianza de Los Hijos ] Aprendizaje Eficiente ] ¿Atorado? ] Capítulo Ocho ] Comidas con Sentido ] Confesiones de Una Madre Educadora ] Entre Mamás - Agosto 2002 ] Malabarismos al Educar en el Hogar ] Matemáticas Pagadas ] Nuestros Lectores Escriben - Agosto 2002 ] Planear y Presentar una Lección ] Quehacer Doméstico ] Recoger en Cinco Minutos ] Prácticas para Entrenar ] [ La Última Palabra - Agosto 2002 ]

 

La Última Palabra – Agosto 2002
Por Mike Richardson

Ayer cuando regresaba de la oficina a mi casa, mi mente saltaba rápidamente de un pensamiento a otro. Finalmente empecé a concentrarme en la bendición que el Señor ha dado sobre la obra que estamos realizando. Como acaba de terminar la Séptima Conferencia Anual en Saltillo, obviamente tenía esto muy fresco en mi memoria.

Recibimos muchos comentarios en el sentido de que la reunión había sido de gran bendición para los que asistieron. Una persona escribió: "El tema central fue muy útil para mí en este tiempo." Otros escribieron sobre la manera en que Dios había usado diversas sesiones para confirmar lo que Él estaba haciendo en sus vidas. Muchos hicieron la observación de que las nuevas instalaciones más amplias hacían que fuera mucho más fácil escuchar y aprender.

Esta ha sido con mucho nuestra conferencia más grande y parece que 1030 personas que asistieron, procedentes de 18 de los estados de la República y de tres países, fueron bendecidas y alentadas por las sesiones, los materiales disponibles y la comunión en la reunión.

Mientras continuaba por el sinuoso camino de tierra que recorre el cañón que conduce a mi casa en el ranchito donde vivo, mi pensamiento viró hacia nuestra iglesia y los creyentes. Al recordar a cada uno de los varones en la iglesia, me sentí bendecido por su crecimiento en el Señor a lo largo de los últimos años. Repetí en mi mente el nombre de cada uno de ellos, recordando tantas maneras en que cada uno había manifestado crecimiento y fruto en su vida.

Finalmente me concentré en Don Joaquin. Él fue uno de los primeros que aceptaron al Señor. Él y su esposa abrieron sus corazones y permitieron que la iglesia se reuniera en su propiedad. A sus ochenta y siete años no era muy fuerte, sin embargo estaba constantemente procurando mejorar el lugar donde celebrábamos las reuniones de la iglesia. Un día cuando llegué a su casa, tenía en su rostro una amplia sonrisa y me dijo que tenía algo que me quería enseñar. Luego me llevó y me enseñó mi nuevo púlpito. Había tomado uno de sus tambores para agua y me lo había regalado para usar de púlpito. Joaquín ya se ha ido a estar con el Señor. Es una de las preciosas primicias que el Señor ha permitido en esta iglesia.

Al volver en mi mente a la conferencia, me preguntaba qué consejo nos hubieran dado Joaquín y su viuda, Socorro, si ellos hubieran asistido. Pensé que posiblemente hubieran dicho: “La vida es corta y muy pronto uno de ustedes estará solo. No quedarán más que recuerdos. Tómense el tiempo para decirse ‘te amo.’ Háganse los pequeños favores que saben que desean sus cónyuges. Disfrútense y nunca se acuesten enojados, porque un día uno de ustedes estará solo. No quedarán más que recuerdos.”

Un tierno beso por la mañana no cuesta nada. Decir “te amo” lleva poco tiempo, y un día muy pronto uno de los dos quedará solo. No quedarán más que recuerdos.

En Cristo,

Mike

P.D. Pamela, te amo.