Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - June 2001
Hogar ] Arriba ] El Propósito de Dios para el Matrimonio ] Cuándo Empezar ] Disfrutando las Actividades Científicas ] Nuestros Lectores Escriben - Junio 2001 ] Entre Mamás - Junio 2001 ] Leamos un Libro ] Redacción de Cuentos ] Preguntas Oportunas ] [ La Última Palabra - June 2001 ]

 

La Última Palabra – June 2001
por Mike Richardson

Desde que estamos viviendo de tiempo completo en Baratillo, he tenido más tiempo para visitar a las familias que viven en esa región. Procuro usar dos días de cada semana para visitar en los hogares de los creyentes además de conocer mejor a otros vecinos.

Disfruto usar mi nuevo caballo cuando voy de visita. Muchos días llevo a uno o dos de los niños y salgo al terminar el desayuno, vamos de casa en casa, y regreso al anochecer.

A la yegua le pusimos Siesta porque yo pensaba que Pam podría descansar un poco mientras algunos de los niños salían a montar conmigo. A su potra le pusimos Estrella por la mancha blanca que tiene en la frente.

Un día cuando Samuel y yo íbamos por el camino, vimos dos mulas. Se acercaron corriendo para “investigarnos.” Al acercarse a Estrella, ella se asustó y echó a correr. Las mulas la siguieron y ella corrió más a prisa. Eso no le gustó nada a Siesta y se arrancó a toda velocidad detrás de ellos, con Samuel y conmigo en el lomo. Pasamos unos minutos de mucha emoción hasta que pudimos cerrarles el paso a las mulas en un puerto y logramos que la potra dejara de correr. Pude mantener control sobre la yegua porque llevaba su bocado y freno.

Una vez monté a Siesta sin montura. Yo pensaba montarla como había visto en las películas cuando era niño, usando las crines para controlarla. Rápidamente descubrí que ella no había sido enseñada de esa manera. No volteaba hacia donde yo quería que volteara. Mas bien iba por donde ella quería. Una vez que le volví a  poner el bocado y freno, recuperé el control. La Biblia dice en el Salmo 32:9: “No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, que han de ser sujetados con cabestro y con freno, porque si no, no se acercan a ti.” En lugar de eso nos dice en el Salmo 32:8: “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar; sobre ti fijaré mis ojos.”

Como padres debemos seguir este ejemplo de la Escritura, enseñando a nuestros hijos a obedecer voluntariamente.

En Cristo,

Mike y Pam