Make your own free website on Tripod.com

Un Plan de Instrucción de Carácter
Hogar ] Arriba ] Capítulo Sexto ] Cómo Apoyan Los Papás ] Debe Entrenar A Un Niño ] Cualidades de Carácter ] Entre Mamás - Abr 2002 ] Formación de Carácter ] Formación de Carácter 2 ] La Perspectiva de una Madre ] La Valiosa Enseñanza ] Se Turna Para Enseñar a Su Mamá ] Nuestros Lectores Escriben - Abril 2002 ] Protegiendo a los Hijos ] Raíces del Carácter ] [ Un Plan de Instrucción de Carácter ] La Última Palabra - Abril 2002 ]

 

Un Plan de Instrucción de Carácter
por Dr. Wilfred Gunderson

¿Por Qué?

Un compositor da instrucciones precisas en cuanto a cómo tocar su música.  Un inventor probablemente sabe mejor cómo operará más eficientemente su máquina.  El hecho de crear otorga el derecho de mandar.  La autoridad del fabricante procede por lo menos en parte de sus conocimientos.  Perderemos la hermosura y la música y el poder de la vida si intentamos vivirla sin prestar atención a El que originó su diseño, que compuso sus armonías más profundas, y que "inventó" nuestras mentes y cuerpos.

¿Por qué dio Dios mandamientos en la Biblia?  Moisés el legislador da una razón en Deuteronomio 6:24: "Y el SENOR nos mandó que observáramos todos estos estatutos… para nuestro bien y para preservarnos la vida, como hasta hoy."

Imagínate cómo sería vivir en un país donde nadie quisiera nada que perteneciera a otro; donde jamás alguien mintiera; donde nunca hubiera robo, adulterio, homicidio; donde los hijos siempre obedecieran respetuosamente a sus padres; donde se diera una hora de trabajo honesto por cada hora de nómina; donde se guardara un día por semana de propósitos ordinarios para adorar al Creador; donde la gente amara a sus prójimos y a Dios con todo su corazón y mente y alma.

Tendríamos un ambiente tan lleno de paz, felicidad, y prosperidad como no se podría imaginar – pero sería un producto natural de obedecer a Dios.

¿Cómo?

Admiramos muchas cualidades del carácter y queremos ver que se desarrollen en nosotros mismos y en nuestros hijos.  Estas son algunas pistas.

1. Fija metas que son específicas.  Usa listas como las de Gálatas 5:22, 23 o II Pedro 1:5-7 o Romanos 12.

2. Enfócate en una meta al mes.  Hace años cuando mi padre me vio con demasiadas actividades desperdigadas, dijo, "No trates de cavar un pozo por todos lados en el suelo."  "Hablad verdad cada cual con su prójimo" (Efesios 4:25) ó "Sean amigables" (1 Pedro 3:8) serían metas apropiadas.

3. Explica claramente que la familia quiere enfocarse en esta cualidad por el próximo mes.  Piensen juntos en hechos que mostrarán si la están logrando.  Cada persona debe cuidar principalmente de su propia conducta, pero los padres tendrán la responsabilidad de corregir a un hijo.

4. Demuestra la cualidad.  Dale alta prioridad en tus oraciones y tu vida cotidiana.  Si fallas, confiésalo.

5. Anima frecuentemente.  Varios estudios hechos con alumnos en la escuela o con militares muestran que si no se anima cuatro veces más que se critique, una persona se dará por vencida.  Una grabadora puede ser útil para comprobar si alabas cuatro veces más de lo que regañas.

6. Corrige seguramente.  Esto es difícil.  Es fácil ser vacilante y, por lo tanto, actuar de forma imprevisible.  Tres sugerencias podrán ayudar.  Primera, da pocas órdenes.  Segunda, mira (y no solamente por 30 segundos) para ver que cada orden se obedezca completamente.  Tercera, prepara de antemano el castigo apropiado para que el niño se dé cuenta que no es el resultado de tu ánimo, sino una consecuencia de su mala conducta.

 

Used by Permission

The Teaching Home

Box 20219, Portland OR 97294

(503) 253-9633, www.TeachingHome.com

February / March 1991