Make your own free website on Tripod.com

Cómo Desarrollar la Creatividad
Hogar ] Arriba ] Entre Mamás - Diciembre 2000 ] [ Cómo Desarrollar la Creatividad ] Economía Para Jovencitos ] Nuestros Lectores Escriben - Dic  2000 ] Habilidades de Razonamiento ] Rasgos Negativos de Tus Hijos ] La Última Palabra - Dic 2000 ]

 

Cómo Desarrollar la Creatividad en Tus Hijos
por el Dr. Harold Wengert

Estas ideas pueden ser usadas para fomentar y cultivar la creatividad en tus hijos.

De 7 a 11 años de edad

Esta es la edad para el desarrollo de habilidades lógicas y de razonamiento que se aplicarán y se usarán en actividades creativas.  Alienta a los niños a organizar las cosas.  Esto es desarrollar las habilidades de clasificar, categorizar, determinar prioridades, y evaluar datos.  Puedes empezar por sus recámaras, el cajón de cachivaches, o la cochera, pero dales muchas oportunidades de clasificar y ordenar su mundo.  También hay juegos y actividades de computadora que pueden utilizarse para formar y reforzar esta habilidad creativa.

Enseña las relaciones numéricas y funcionales con artículos cotidianos.  Proporciona oportunidades de usar las fracciones y relaciones monetarias a través de la carpintería, la cocina, la construcción, las compras de víveres, la lectura de etiquetas, y las finanzas de la familia.  Ayuda a los niños a poner a trabajar sus conocimientos.  Dales oportunidad de desarmar las cosas y volverlas a armar.  Unos cuantos pesos invertidos en ventas de garage para comprar artículos viejos que puedan ser desarmados para ver cómo funcionan serían unos cuantos pesos muy bien invertidos. Los legos, juegos de construcción y juegos de laboratorio son especialmente apropiados en esta edad.   También es una buena edad para la enseñanza de habilidades de recetas y cocina, particularmente los conceptos que ayudan a los niños a entender por qué ciertas cosas se agregan y se usan en la elaboración de sus alimentos preferidos. ¿Por qué bicarbonato y no polvo para hornear? ¿Por qué las diferentes proporciones de ingredientes secos y húmedos?  Etc.

Aprovecha todas las oportunidades para comentar tanto hechos como sentimientos. Los padres son la clave del éxito de esta actividad por medio de su ejemplo. Si tú no te abres, lo más probable es que tus hijos tampoco lo hagan.  El propósito de esta actividad es desarrollar las habilidades verbales de tus hijos, como también su disposición para expresarse.  Enlaza la conversación con principios bíblicos y con la enseñanza que deseas lograr en tu familia.  El momento ideal para hacer esto es al tomar los alimentos.  Este también sería un buen momento para comentar los puntos agradables y desagradables del día.

Apaga el televisor.  Haz preguntas. ¿Qué fue lo mejor que sucedió hoy? ¿Y lo peor? ¿Cuáles fueron algunas de las bendiciones que recibiste hoy? ¿Qué hiciste tú para bendecir a alguien hoy? ¿Dónde “viste” a Dios en tu vida hoy?  Haz planes para el futuro. ¿Qué piensas hacer? ¿Qué piensas que Dios podría desear que seas o que hagas cuando seas grande? ¿En qué te puedo ayudar yo? ¿Cómo puedo orar por ti en mis oraciones personales? ¿Te sentiste mal hoy? ¿En qué forma?

Dedica gran parte de tu tiempo familiar a la lectura.  Léeles a los niños y deja que ellos te lean a ti.  Las grandes obras literarias son enriquecedoras para los niños de esta edad.  La lectura hace que los niños imaginen y formen cuadros mentales de los eventos del relato o de la historia.  Haz preguntas, conoce sus ideas con respecto a la historia y a los personajes, y ayúdales a imaginar cómo podrían haber sido las vidas de los personajes.  Los relatos o cuentos que giran en torno a la historia nacional son de especial interés para los niños de esta edad.  Muchas de las editoriales que venden a educadores en el hogar tienen excelente literatura que puede usarse para esta actividad.

Escucha.  Los niños de esta edad pueden ser fácilmente desalentados o sentirse amenazados por la crítica o los juicios precipitados si sus ideas y respuestas no son precisamente las que los adultos pensamos que deberían ser.  Obviamente, si los errores son de tipo espiritual, moral o fácticos, deben ser corregidos; no obstante, la actitud de la corrección necesita ser de naturaleza tierna y amorosa, más que áspera o indiferente. Mantén el equilibrio entre la crítica constructiva y el elogio.

Permite que tus hijos resuelvan problemas prácticos.  Dales oportunidad de reparar cosas que ellos puedan reparar, como unir con adhesivo las sillas desvencijadas, volver a colgar cosas en la pared, y coser parches en la ropa. Ellos pueden planificar y hacer las compras para las comidas de la casa o pueden programar las reparaciones de aparatos del hogar.  Esta es una buena edad para preparar y cultivar una huerta o planear un viaje de la familia.  También es apropiado el darles responsabilidades diarias en el quehacer de la casa.

Haz lluvia de ideas buscando soluciones a problemas así como ideas de actividades familiares.  Estas pueden ser cosas divertidas además de cosas prácticas.  Por ejemplo, describan el sabor del chabacano. ¿Qué usos se le pueden dar a un clip? ¿Cuántas preguntas se pueden formular acerca de una bolsa de té? ¿De cuántas maneras se pueden utilizar las sobras del pavo navideño?

Sé flexible.  Da tiempo para la exploración e investigación de ideas nuevas y cosas de interés.  No permitas que la presión de terminar un capítulo, una sección, o un programa de estudio te obligue a desalentar a tus hijos de explorar las pequeñas veredas secundarias que diariamente se entrecruzan con su camino.  El interés creativo puede ser sofocado por la presión del tiempo o por la promesa de que lo haremos “otro día.”

Alienta la ilustración.   Incluye en algunos de tus planes de estudio un espacio para el drama creativo, posters, dibujo, y caricaturas.  Por ejemplo, pide a los niños que usen caricaturas para relatar la historia de algún evento del que han escuchado o leído.  O dibujen un aparato de ejercicio para perros.

De 11 Años en Adelante

A los niños de esta edad es necesario motivarlos al pensamiento intelectual elevado y al desarrollo creativo sostenido.  Ayuda a tus jóvenes a entender sus pensamientos y procesos mentales.  No temas decir, “No entiendo:” Pídeles que te expliquen lo que están pensando y cómo llegaron a las conclusiones que ahora tienen.  Esta es una edad en la que a veces se forman conclusiones con base en las emociones, la presión de grupo, o en lo que ellos piensan que tú esperas, más que en fundamentos bien razonados.

Practiquen juegos de razonamiento.  Estos podrían incluir Master Mind, Clue, Strategy, damas, ajedrez, y otros juegos que requieran del uso de la lógica y la estrategia.  Estas actividades ayudarán a los niños a desarrollar la lógica y el razonamiento deductivo.  Estas habilidades son necesarias para el razonamiento creativo utilizado en problemas complejos, especialmente en las matemáticas y en las ciencias naturales.  La comprensión de relaciones y de interrelaciones de variables en los problemas puede enseñarse en esta etapa.

Comenten los asuntos de la vida cotidiana.  Usa noticias contemporáneas para iniciar conversaciones para hacer aplicaciones morales y espirituales.  Compara las acciones de personajes de primera plana con principios bíblicos.  Hablen de lo que tus hijos harían en circunstancias semejantes.  Ayúdales a establecer fuertes bases de razonamiento practicando en casa antes de enfrentarse a situaciones reales cuando estén solos en un futuro.

Aprende a sopesar opciones al tomar decisiones o resolver problemas.  La mayoría de los problemas de la vida no requieren de una respuesta inmediata.  Ayúdales a aprender a visualizar y resolver mentalmente problemas de amistades, empleos, y luchas personales.  Evalúen los pros y los contras de las diferentes opciones. Busquen principios bíblicos como la base de la decisión final.  Enséñales que en la mayoría de los casos se permite “consultar con la almohada” y tener la decisión al día siguiente. 

La educación en el hogar es el ambiente ideal para alentar a los niños a pensar creativamente.  Provee abundantes oportunidades, sin las presiones de tiempo que tienden a ser distracciones y a apagar la creatividad.

The Teaching Home Dec 1991 / Jan 1992