Make your own free website on Tripod.com

Nuestros Lectores Escriben - Dic 2000
Hogar ] Arriba ] Entre Mamás - Diciembre 2000 ] Cómo Desarrollar la Creatividad ] Economía Para Jovencitos ] [ Nuestros Lectores Escriben - Dic  2000 ] Habilidades de Razonamiento ] Rasgos Negativos de Tus Hijos ] La Última Palabra - Dic 2000 ]

 

Nunca He Conocido a Nadie Aquí Que Educara En El Hogar

En estos momentos acabo de escuchar la última sesión de la tercera conferencia anual de El Hogar Educador con Mike Farris, Mike Richardson, Michael Richardson, Jr., y José Luis Cepeda.  Mi impresión ha sido mucha porque yo no sabía que esto era posible; nunca he conocido a nadie aquí en los Estados Unidos que educara en el hogar.  Pero esto nos ha interesado muchísimo a mi esposo y a mí.

Tengo una niña de ocho años que es muy sensible; ella está en segundo año y recientemente tuvimos problemas en su escuela pues un niño la acosaba diciéndole groserías muy fuertes.  Mi esposo y yo hemos orado por ella para que no aprenda las malas palabras y comportamiento de sus compañeros, pero si ella está con ellos la mayor parte del día eso va a ser imposible.  Habíamos pensado en ponerla en una escuela cristiana privada, pero el costo es muy alto por mes.   Mi esposo es el único que trabaja y tiene muchos gastos.  Quisiera saber si hay alguien aquí en Dallas que esté educando en el hogar que nos pueda ayudar con un poco más de información y experiencias propias en su familia.

Yo llegué a Estados Unidos en el ‘88 y en el ‘91 me gradué de la High School y aunque hubiera querido seguir estudiando me casé y ya no fue posible.  En un principio me frustré, pero poco a poco aprendí que como mujeres nuestras prioridades deben ser Dios en primer lugar, mi esposo y mis hijos.   A mí me gusta leer mucho y doy clase el domingo a niños en nuestra iglesia local.  Precisamente unos hermanos de esta iglesia me prestaron estos casettes, y aunque ellos no están educando en el hogar, piensan hacerlo, pero al regresar a México.  Yo soy ciudadana americana y mi esposo está a punto de obtener su ciudadanía.  Los dos hablamos suficientemente bien el inglés, pero yo lo leo mejor y lo escribo.  Mi esposo no tuvo estudios ni en México ni aquí en los Estados Unidos, pues quedó huérfano de padre y madre a los 8 años. 

Yo he venido orando que Dios me ayude y me provea más información al respecto, aunque la verdad lo considero casi imposible, pero sé que con Dios nada es imposible.

Nosotros tenemos otros dos hijos que todavía no van a la escuela, pero uno de ellos tiene que ir el próximo agosto y no me gustaría que fuera a la escuela pública.

Así que, por favor, si pudieran ayudarnos me gustaría recibir contestación.

Yo he sido creyente como por 12 años y mi esposo por 10 años.  No sabemos cómo podría ser esto pues son muchas las materias y nos gustaría que alguien nos aconsejara.  Desde que nos casamos mi esposo no ha querido que yo trabaje para que yo cuide mis hijos y observe y corrija el carácter de mis hijos.   Yo le doy gracias a Dios por mi esposo que ha sido siempre un buen proveedor para nosotros porque nos ama. 

Una vez más muchas gracias por esta conferencia que yo escuché y que me gustó muchísimo.  Posiblemente esta es una respuesta a mi oración en cuanto a la educación de mis hijos.

Ana Anguiano
McKinney, Texas

Material Ha Sido de Ayuda

A través de estas líneas quiero darles mi más grande agradecimiento, ya que he recibido una bendición suya por medio de la hermana Jamie de Terrell, un material para nuestros hijos. Dios quiera que algún día me permita conocerles para agradecerles personalmente.  De momento es nuestro deseo mantenernos en contacto, si ustedes lo permiten, para pedirles consejos respecto a El Hogar Educador.  Estamos recibiendo la revista de El Hogar Educador de manera bimestral, y ha sido de mucha bendición; si hubiera algún otro material disponible que ustedes consideren útil para el hogar educador, les suplico seamos consideradas las cinco familias que integramos el grupo de padres educadores de la ciudad de Las Margaritas, Chiapas.

 Gracias nuevamente por el material; nos está ayudando mucho.

Alfredo Garduño
Las Margaritas, Chiapas

 Gracias por Casettes

Lo primero que deseo comunicarles es la gran bendición que ha sido para nuestra familia escuchar los casettes de las conferencias de El Hogar Educador; en particular a mí me han motivado mucho y me han dado mucho ánimo. Esto para nosotros es nuevo, ya que el pastor de la iglesia a la que asistimos fue el que me empezó a platicar de este sistema de enseñanza;  de principio me llamó mucho la atención, y más cuando empezamos a escuchar los casettes.

Nosotros asistimos a la pasada conferencia; las conferencias nos gustaron mucho y ya estamos pensando seriamente en educar en el hogar. Quiero agradecerles por el gran esfuerzo que están haciendo aqui en México y el gran ejemplo que han sido para muchas familias.  Dios les bendiga.

David Valenzuela
Monterrey, Nuevo León

Buscando el Mejor Camino

Gracias por los casettes de la conferencia. Los hemos estado compartiendo con otras familias, y por el momento hay tres familias más que tienen interés en iniciar los estudios en el hogar. Nosotros estamos de acuerdo con todo lo que ustedes comentan; en nuestra iglesia así hemos sido enseñados, sólo que no habiamos encontrado esta posibilidad de no mandar a los niños a las escuelas seculares.  Tal vez ustedes podrían hacernos el favor de ponernos en contacto con otras familias que ya lo están haciendo y nos puedan decir a dónde ir, porque aquí en Tapachula ya fui a varias oficinas de la SEP, pero no encuentro primaria abierta para nuestros niños. Tenemos niños de 8 y l0 años, y las otras hermanas tienen niños de 5 y 6 años. Hasta el momento sólo he podido encontrar una posibilidad en un sistema rural llamado CONAFE; me dieron el permiso de que yo atienda a mis niños en casa y sólo los llevaré a exámenes; pero esto sólo para mis 2 niños; a las otras hermanas no las aceptaron porque dijeron que ya serían muchos.  Estamos esperando encontrar algo mejor; por favor ayúdennos. Les amamos y estamos en oración por ustedes

Elena Agueda de Pichardo
Tapachula, Chiapas

Maestra de Primaria Educa en el Hogar

Estoy muy emocionada por saber de ustedes; soy maestra de educación primaria, soy cristiana y me reúno en la Iglesia Gran Comision, y tengo la convicción de la educación en casa. Tengo dos niñas, una de 3 años y otra de 8 meses, y  ya estoy introduciendo a mi hija mayor en la educación en casa, pero me gustaría tener más información acerca de estimulación temprana y lo demás que ustedes ofrecen, incluso un CD que tienen.

Les deseo lo mejor para su ministerio y estaré esperando su respuesta.

Zabrina de Ramírez
Tegucigalpa, Honduras

Impulsan Educación en el Hogar en Colombia

Reciban un fraternal saludo .  Les estoy escribiendo desde Colombia, y me comuniqué con ustedes el año pasado desde Illinois , USA .  Mi propósito en ese entonces fue pedir información acerca del programa de home school y ustedes muy gentilmente me enviaron casettes e información en español, la cual yo traje a mi país cuando regresé el año pasado.

Hace un año y medio que una familia colombiana asumió el reto de educar en casa. Esta familia el año pasado cuando yo regresé estaba a punto de abandonar la idea de continuar educando de esta manera; sin embargo, ese material que ustedes me enviaron fue un gran apoyo para ellos. También pude testificar como testigo presencial que la educación en casa puede ser funcional y una gran bendición para el pueblo cristiano, pues yo tuve la fortuna de vivir con una familia educadora en el hogar por seis meses, y ellos me motivaron a conocer más este ministerio a través de libros, casettes, y videos. Yo estuve haciendo un intercambio cultural con esta familia; ellos me enseñaron inglés y yo les enseñé español. 

Es un gozo comunicarme con ustedes y contarles que esa familia colombiana y yo hemos promovido la educación en casa y que en este momento son siete las familias que han asumido el reto,  dos en pre-escolar y cinco en preparatoria o educación media.  Como les conté antes, yo soy profesora.   Sé que este ministerio es una gran bendición para Latinoamérica, pues la educación en nuestros países atraviesa por una crisis disciplinaría, moral y de baja calidad en la educación, aun  en los colegios cristianos, por lo cual el propósito es continuar animando a más familias a asumir el reto de educar en casa.

Queridos hermanos, agradezco mucho sus oraciones y la ayuda que nos puedan brindar, y que continúen siendo bendecidos en todo y prosperen así como prospera su alma.

Adriana Gil
Bogotá, Colombia

Empezando a Temprana Edad

Mi nombre es Nohemí Quero y estoy muy contenta de recibir la revista, pues ha sido de gran bendición para mí.  Vivo en el Distrito Federal, y he podido observar cómo el Espíritu ha traído un sentir entre los padres de familia cristianos de esta ciudad, pues conozco a varios de ellos que han decidido sacar a sus hijos de la escuela, al ver la contaminación que sus hijos reciben en ella.  ¡Lo increíble es que estos padres son de diferentes iglesias y no se conocen entre sí, y el sentir sigue fluyendo!

Mi esposo Alex y yo somos padres de una pequeña de 5 meses llamada Michelle, y sabemos que no tenemos que esperar hasta que cumpla determinada edad para educarla en nuestro hogar. Desde que nació (así como lo dice la hermana Pam en su artículo) hemos podido compartir con ella a diario e instruirla con música, ejercicios, amor y lectura acerca de Dios y de tantas cosas, pues los bebés son muy receptivos. Le doy gracias a Dios por la bendición que como madre tengo de haber renunciado a mi trabajo para estar con mi pequeña.

Es por eso que toda la información que recibo referente a la educación de los hijos es de gran utilidad para mí, pues uno como padre debe siempre estar preparado y actualizándose para bendición de los hijos. 

Que el Señor bendiga su ministerio y prospere a aquellos que contribuyen económicamente y con su trabajo para hacernos llegar la revista.

¿Por favor podrían enviar la revista mensualmente a la iglesia a donde asisto para que los padres de la iglesia sean bendecidos con ella?

Nohemí Quero
México, D. F.