Make your own free website on Tripod.com

El Protector de los Niños


por Mike Richardson


Hace como seis años, nuestro vecino nos regaló un perro llamado Cazador. Bueno, en realidad el perro se vino solo a vivir a nuestra casa. Amaba a nuestros hijos. Ellos se podían hasta subir a su lomo y montarlo. El perro los seguía a dondequiera que fueran. Él se consideraba a sí mismo como el protector de los niños. Era muy amable y gentil con ellos; no obstante, también era bravo y no retrocedía frente a otro animal cuando lo percibía como una amenaza.
Esto resultó en muchos traumas y lesiones a través de los años. Aunque él fue mordido por una víbora de cascabel, nosotros no. Él valientemente ha luchado contra varios perros a la vez porque los consideró una amenaza. 
Como vivimos en las montañas hay muchos animales salvajes que rondan por aquí. Hace unas noches un puma se acercó a nuestra casa. Puesto que Cazador lo consideró una amenaza, osadamente se le echó encima y peleó con valentía. Cuando Samuel lo encontró a la mañana siguiente tenía mordeduras múltiples y marcas de las garras. Apenas podía levantar la cabeza.
Con mucho cuidado lo subimos a una manta y luego a la Suburban para llevarlo con el veterinario. El doctor lo atendió y lo trajimos de regreso a la casa. Después de haber estado echado sobre el porche por dos días, Cazador se levantó y se fue. Aunque no lo hemos vuelto a ver, pensamos que se fue para morir. 
Estamos muy agradecidos con haber tenido un perro que fue tan fiel en proteger a nuestra familia – fiel hasta el final. 
Su muerte me recuerda el versículo en 1 Pedro 5:8, "Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar." 
Satanás es nuestro adversario. Él está tratando de destruir a la familia. Así como Cazador era vigilante y guardaba nuestra casa, así también nosotros debemos ser vigilantes y guardar las vidas espirituales de nuestra familia– diligentemente enseñándoles la verdad que viene únicamente de la Palabra de Dios. "Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (2 Timoteo 2:15).

Esta página fue actualizada el 05-06-2009

 Preguntas - ehe@hughes.net