Make your own free website on Tripod.com

Aprendiendo a Pensar
Hogar ] Arriba ] ¿Qué Sucedió en Babel? ] Proyectos Prácticos 2 ] Tres Niveles de Motivación ] Nuestros Lectores Escriben ] Entre Mamás ] Línea del Tiempo ] Destrezas de Razonamiento ] Motivando a Nuestros Hijos ] Separaciones Matutinas ] [ Aprendiendo a Pensar ] Habilidades de Estudio ] Reconozcamos a Dios ]

 

Aprendiendo a Pensar
por Judy S.

Para todo lo que hacemos en la vida, es fundamental aprender a pensar. Abarca muchas habilidades y procesos diversos que se pueden enseñar, desarrollar y practicar. Estas destrezas no nos vienen de manera natural. Aún más, nuestra sociedad carece casi por completo de individuos que posean la habilidad para pensar y los hábitos mentales necesarios para tomar buenas decisiones y llevar vidas productivas.

Como educadores en el hogar, no sólo podemos observar el rendimiento de nuestros hijos en la realización de sus tareas, sino también su capacidad para razonar. Podemos usar cualquier plan de estudios o complementarlo con recursos, preguntas y actividades diseñados para desarrollar habilidades específicas de razonamiento. Podemos identificar y corregir patrones de razonamiento equivocados, substituyéndolos por otros mejores.

En la actual "era de la información" parecen multiplicarse cada año tanto el conocimiento como la "desinformación". Quizá sea más importante que nunca que concentremos nuestra enseñanza no sólo en la transmisión de los conocimientos conceptuales (por esencial que sea eso), sino que también ayudemos a nuestros hijos a aprender a pensar adecuadamente para que puedan evaluar lo que oyen y leen.

Como cristianos que deseamos honrar a Dios en cada área de nuestra vida, debemos dedicar particular atención a todo lo que encontramos en su Palabra respecto a nuestra mente y nuestros pensamientos. Estamos conscientes del peligro de elevar nuestro razonamiento humano caído por encima de la sabiduría eterna de Dios. También conocemos el poder espiritual para la vida y para el ministerio que están al alcance de la persona que ama al Señor con todo su corazón, alma, fuerza y mente (Lucas 10:27).


Copyright September/October 1999
by The Teaching Home, 
Box 20219, Portland, OR 97294
www.TeachingHome.com
Reprinted by permission