Make your own free website on Tripod.com

Familias de Fe
Hogar ] Arriba ] Enseñar Con el Ejemplo Transmite Valores Cruciales ] Enseñando a los Hijos a Pensar ] Entre Mamás - Abril 2003 ] Escribiendo para Influenciar a Otros ] Estableciendo Metas Paso a Paso ] Evalúa Materiales Académicos ] [ Familias de Fe ] Ganando Una Visión ] La Educación en el Hogar Como Discipulado ] La Última Palabra - Abril 2004 ] Ayuda a Tu Ayuda Idónea ] Preguntas y Respuestas ]

 

Familias de Fe
por David Quine

"No mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas" II Corintios 4:18. "Porque por fe andamos, no por vista" II Corintios 5:7.

Vivimos en una época en que se niega la existencia de Dios o su intervención en el orden natural del universo. No obstante, esta es la época en la que Dios nos ha llamado a criar a nuestros hijos. Debemos estar enseñando a nuestros hijos que hay un Dios que se hace presente–no en algún sentido frío de teoría teológica, sino en la práctica de nuestra vida diaria. Debemos estarlos guiando a ceder con confianza su vida misma al cuidado de Él.

Es imperativo que enseñemos a nuestros hijos a entender correctamente la verdadera fe bíblica: "la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve" (Hebreos 11:1). El cristianismo bíblico está anclado en los recordatorios históricos concretos de la fidelidad del Dios infinito y personal.

De Fe en Fe

Abraham, Isaac, Jacob y José constituyen una continuidad de fe que permanece como modelo para nosotros el día de hoy. Ellos representan cuatro generaciones que caminaron con Dios. Las cuatro generaciones se incluyen en el Salón de la Fama de Dios de Hebreos 11. ¿Perfectos? Ni con mucho. ¿Agradaron a Dios? Definitivamente. ¿Cuál era la característica que tenían en común estos hombres? "Vivían por fe" por que "sin fe es imposible agradar a Dios" Hebreos 11:6.

En el Salmo 78:5-7 dice: "Él estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel, la cual mandó a nuestros padres que la notificasen a sus hijos; para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, a fin de que pongan en Dios su confianza, y no se olviden de las obras de Dios, sino que guarden sus mandamientos."

Debemos estar transmitiendo a cada generación sucesiva nuestro conocimiento personal y amor por el infinito Dios personal. ¿Cómo podemos hacer esto?

Cada generación mayor debía "notificar y contar" para que la generación siguiente "supiera." No se trataba de una obediencia ciega a una teología teórica fría, sino más bien un conocimiento personal de la vida y el poder de Dios en su propia vida. ¿Y cuál debía ser el resultado? Obediencia. Debían llegar a entender que andar por fe en obediencia a todo lo que Él había ordenado conduciría a una vida de abundancia espiritual.

Si reducimos el cristianismo a un mero código ético, reglas para gobernar nuestra vida, y omitimos la experiencia personal con Dios, habremos perdido el rumbo. Sin embargo, si conocemos a Dios pero ignoramos sus mandamientos, realmente no le amamos (Juan 14:21).

La transmisión de la fe de una generación a la siguiente construye familias de fe. Quizá descubras que tu familia, como la de Abraham, comienza el desfile de la fe. O posiblemente te encuentres en el proceso de transmitir tu fe de la generación anterior a la siguiente.

La continuidad espiritual de una generación a otra nos permite construir y transmitir el legado espiritual de la identidad de Dios y de lo que ha hecho por nosotros personalmente. No queremos que se diga de nuestros hijos: "Se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel" (Jueces 2:10).

Viviendo a la Luz de lo Inesperado

Dios provee eventos y circunstancias inesperados para hacer de nosotros familias "de fe." Cuando Abraham y Sara eran ancianos y el hijo prometido aún no había nacido, ¿esperaba esta pareja estéril que Sara concibiera y tuviera un hijo?

Cuando Moisés sacó a los israelitas de Egipto y se encontraron atrapados, con el Mar Rojo por delante y el ejército egipcio por detrás, ¿esperaba Moisés que el mar se abriera para permitirles el paso?

Cuando los discípulos le dijeron a Jesús que despidiera a los 5,000 para que fueran a buscar alimento y alojamiento, ¿esperaban ellos que Jesús les dijera: "Denles ustedes de comer."?

¿Cuál fue el evento más inesperado de la historia? A pesar de que los profetas lo habían anunciado, los fariseos no lo esperaban y los saduceos lo rechazaban. Los romanos se rieron de él. ¡Ni los discípulos lo creyeron! Sin embargo, la resurrección de Jesús cambió el rumbo de la historia.

Dios usa los eventos inesperados para confirmarnos que Él es el que es y que es galardonador de los que le buscan. Cuando existe una discrepancia entre lo que nosotros esperamos y lo que Dios hace, en ese momento Él nos está enseñando a ser familias "de fe."

No podemos encerrar a Dios en un molde o en una caja. Dios es mucho más grande que nuestros pensamientos, y sus acciones rebasan nuestro entendimiento. Cuando vivimos a la luz de lo inesperado, nos convertiremos en familias "de fe."

Recordatorios Concretos

"Jehová habló a Josué diciendo: ‘Tomad del pueblo doce hombres . . . y mandadles diciendo: "Tomad de aquí de en medio del Jordán, doce piedras. . . .”’

"Que esto sea señal entre vosotros; y cuando vuestros hijos preguntaren a sus padres mañana, diciendo: ‘¿Qué significan estas piedras?' les responderéis: ‘Que las aguas del Jordán fueron divididas delante del arca del pacto de Jehová; cuando ella pasó el Jordán, las aguas del Jordán se dividieron; y estas piedras servirán de monumento conmemorativo a los hijos de Israel para siempre. . . .'"

"Josué también levantó doce piedras en medio del Jordán, en el lugar donde estuvieron los pies de los sacerdotes que llevaban el arca del pacto; y han estado allí hasta hoy."

Semejantes recordatorios tan concretos son una de las maneras en que Dios transmite verdad de una generación a la siguiente. Mediante estas evidencias de la obra de Dios, cada generación recibe un impulso para confiar en Dios en su vida.

Éramos una pareja joven. Yo era maestro y Shirley se quedaba en casa con nuestros dos hijos pequeños. Rentábamos una casa pequeña de dos recámaras. Llegó la noticia de que estábamos esperando. Pero no sólo esperando. Estábamos esperando una bendición doble–¡gemelos! ¿Sería posible?

Una multitud de pensamientos y sentimientos inundaron nuestra mente. ¿Cómo podríamos enfrentar esto? Habíamos buscado un lugar más grande, pero con mi sueldo no había nada que estuviera a nuestro alcance. ¿Oprimiríamos el botón de pánico? Dios estaba obrando para fortalecer nuestra débil fe. ¿Qué iba a hacer Dios? ¿Intervendría de alguna manera? ¿Confiaríamos en Él y le daríamos gracias cualquiera que fuera el resultado?

Un año más tarde, cuando los gemelos tenían siete meses de edad y parecía que estábamos a punto de tener que dejar nuestra recámara para que los gemelos tuvieran dónde dormir, Dios hizo lo inesperado. Recibí un ascenso para el cual me habían dicho sólo dos meses antes que no estaba calificado. Dios coordinó las circunstancias para proveer para nuestras necesidades de la manera menos esperada.

Cuando pasamos por esa pequeña casa en la calle Custer, sirve como un recordatorio concreto para nuestra familia de que Dios proveerá fielmente para nuestras necesidades cambiantes.

En la actualidad, las familias de fe deben levantar semejantes señales para sus hijos y sus nietos. Estas oportunidades naturales enseñarán a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos acerca de la fidelidad pasada de Dios en nuestra vida personal, y a su vez servirán como base para que ellos confíen en el Señor en sus vidas. Esta continuidad de una generación a la siguiente motivará a nuestros hijos a vivir por fe, no por vista.

Viviendo Por Fe, No Por Vista

Hay ocasiones en nuestra vida en las que hay confusión. Aparece en nuestro mapa una desviación temporal. A lo menos nos parece desviación a nosotros. En momentos como estos no debemos confiar en nuestros instintos, sino salir cuidadosamente de nuestra confusión mediante un meticuloso apego y confianza en las instrucciones.

Este principio se ilustra al manejar por el aeropuerto de Dallas-Fort Worth. Al salir de la terminal, todos los que radican allí saben que el sur está hacia la izquierda. Sin embargo, los señalamientos indican al conductor que vaya a la derecha.

Comienza un conflicto en la mente de la persona: ¿Me gobernaré por mis sentimientos? Frecuentemente siento que el señalamiento está equivocado. Shirley tiende más a seguir las indicaciones. El resultado: ¡Yo me pierdo! Moraleja: No confíes en tus sentimientos cuando manejes en los aeropuertos o en la vida.

Oswald Chambers, en su libro En Pos de lo Supremo, explica: "Jesús usó la ilustración del hombre que parecía no tener interés en el bienestar de su amigo, y dijo que en ocasiones parecerá que así es el Padre celestial.

"Te parecerá que es un amigo desconsiderado, pero recuerda que no lo es; llegará el momento en que todo tendrá explicación. Una nube se cierne sobre la amistad del corazón, y con frecuencia hasta el amor mismo tiene que esperar con dolor y lágrimas la bendición de una comunión más completa. Cuando Dios parece estar totalmente oculto, ¿estarás dispuesto a aferrarte a la confianza en Él?”

"Cuando venga el Hijo del Hombre, ¿hallará fe en la tierra?" Lucas 18:8. ¿Encontrará la fe que deposita toda su confianza en Él a pesar de la confusión? Debes sostenerte, creyendo por fe que lo que Jesús dijo es cierto, aun cuando en el momento no entiendas lo que Dios está haciendo. Él tiene objetivos y proyectos más grandes que los que tú pudieras pedir en el momento.

Haz Que Cobre Vida para Tu Familia

Conversa con tus hijos acerca de los momentos en tu vida personal en los que Dios se ha manifestado como algo real. Quizá puedas construir una torre de piedras en tu jardín. Que cada piedra sea un recordatorio de la fidelidad de Dios para con tu familia. Debes estar preparado para añadir a tu colección.

Ser familia "de fe" seguramente significará que en ocasiones no somos "políticamente correctos." Jamás debemos engañarnos. Aun cuando la educación en el hogar se vuelve cada vez más aceptable en nuestra sociedad, debemos estar preparados para caminar solos. Esto requiere el valor y la decisión de Daniel. La Biblia provee un marco de referencia adecuado para ser familias de fe en el siglo 21.

Copyright November/December 1998

by The Teaching Home,

Box 20219, Portland, OR 97294

Reprinted by permission