Make your own free website on Tripod.com

La Relación Padre/Hijo
Hogar ] Arriba ] Buenos Libros ] Caminar ] Capítulo Cinco ] Consejos y Recompensas ] Entre Mamás - Feb 2002 ] Historia ] Juegos Matemáticos ] [ La Relación Padre/Hijo ] Lectura En Voz Alta ] Nuestros Lectores Escriben - Feb 2002 ] Tan Resbaloso El Hielo ] Practicar La Preeminencia De Cristo ] Un Mensaje Escrito ] La Última Palabra - Feb 2002 ]

 

La Relación Padre/Hijo
por Luanne Shackelford y Susan White

Una Madre Educadora en el Hogar y Sus Hijos

Ahora que estoy en casa enseñando a mis hijos, los veo en todo su esplendor.  Conozco a mis hijos.  Hemos vivido y trabajado juntos.  Les he enseñado y compartido mi vida.  Me caen bien.  Son personas con quienes, en términos generales, realmente me gusta pasar tiempo.

Mi hijo mayor tiene 16 años.  El tiempo que he tenido con él jamás lo volveré a tener de la misma manera.  El tiempo pasa muy rápidamente.  En diez años más, si el Señor tarda, tendré 46 años y mi más pequeño tendrá 15 años.  Tendré suficiente tiempo para otras cosas si el Señor me da el tiempo.  Mi tiempo es algo que puedo darles a mis hijos ahora de una manera que no  podré hacerlo más tarde.  Ahora puedo estar con ellos y enseñarles valores piadosos.  Puedo aprovechar situaciones cotidianas reales para ilustrar verdades bíblicas.  Jamás volveré a disponer de este tiempo.  Muchas cosas pueden esperar, pero los hijos crecen.

¿Cuáles son los dividendos de enseñar a tus hijos en casa?  Primero, me siento muy realizada.  Creo que tengo lo que muchas mujeres buscan en empleos fuera de la casa y no encuentran.  Me siento desafiada cada día a usar la sabiduría y los poderes del razonamiento.  Utilizo mi mente todo el tiempo y aprendo nuevas cosas cada día.  No solamente funcionan mejor que nunca mis habilidades matemáticas, sino que estoy aprendiendo cosas de la historia americana que jamás había oído antes.  Ahora que soy adulta, nada me es aburrido.  Estoy adquiriendo habilidades educativas que me serán útiles toda mi vida, y tengo el gozo de ver crecimiento personal mensurable tanto en lo mental como en lo espiritual.  Veo al Señor obrando diariamente en mis debilidades, haciéndome más conforme a la imagen de Cristo.

Segundo, puedo pasar tiempo especial con mis hijos que sería imposible si no estuvieran en casa conmigo o yo no estuviera en casa con ellos.  Los mayores y yo compartimos miradas de complicidad y nos reímos de las cosas chistosas que hacen y dicen los pequeños.  Disponemos de tiempo para platicar mucho de temas importantes cuando es oportuno.  Les doy consejos sobre la crianza de los hijos y el trato y la elección de una pareja mientras hacemos nuestra rutina cotidiana.  Estoy presta para enseñar a los hijos cómo llevarse bien unos con otros, y para explicarles cómo estas habilidades les ayudarán cuando sean adultos.

Podemos platicar de lo que el Señor está haciendo en nuestra familia.  Podemos inventar bromas familiares, hacernos cosquillas y reírnos juntos.  Leemos historias bíblicas, nos hacemos preguntas unos a otros y oramos juntos.  Los que no enseñan en casa también disfrutan de estas cosas, pero quizás no con mucha frecuencia.

Un Padre Educador en el Hogar y Sus Hijos

Primero creo que es importante señalar que Dios ha dado dos padres a nuestros hijos con un propósito.  También Dios ha declarado claramente en su Palabra que el esposo es la cabeza del hogar y ocupa esa posición para dirigir todo lo que allí pasa.  Esto se aplica sea que tu esposo sea un creyente ferviente, un tibio oidor-pero-no-hacedor, o un simple incrédulo.  No hay ninguna indicación en la Biblia de que la condición espiritual de un padre, o la falta de ella, vaya a afectar su posición en el hogar.  Si tu esposo está totalmente en contra de educar a los hijos en el hogar, es seguro creer que Dios tampoco piensa que lo debes hacer.  Damas, si quieren la bendición del Señor en este esfuerzo, ¡no pasen por encima de su esposo!

Mi esposo es un hombre piadoso y apoya mucho la enseñanza en casa.  Toma en serio su responsabilidad dada por Dios en cuanto a su familia.  Sin embargo, no está "involucrado en la enseñanza en casa" como algunos dicen que debiera estar involucrado.

Primero, pasa nueve horas diarias en el trabajo ganando el dinero suficiente  para que yo pueda quedarme en casa y enseñar a nuestros hijos.  ¡Creo que esto es una parte muy importante del cuadro de enseñar en casa!  Al hacerlo les pone muy buen ejemplo de fidelidad y responsabilidad a nuestros hijos yendo a trabajar cada día, aun cuando quisiera quedarse en casa con nosotros.  El es quien me permite cumplir con el papel de esposa y madre tradicional en la casa.

Segundo, ¡me cuida mucho!  Me dice que soy maravillosa, y que hago bien mi trabajo.  No duda de mis habilidades, sino que me anima en lo que estoy tratando de hacer.  Me escucha cuando el día o la semana me sale mal, y es comprensivo en vez de crítico.  Sale conmigo casi cada viernes por la noche, y no se queja al cuidar a los niños para que yo pueda salir con una amiga de vez en cuando.

Por último, juega con los niños cuando está en casa.  Tienen lucha libre por toda la sala, y los niños se le pegan como una lapa.  Es cuidadosol y nunca los hace llorar por atormentarlos ni por jugar muy fuerte con ellos.  Por lo menos una vez a la semana lee en voz alta con los hijos medianos, usualmente por más de una hora.  A menudo lee con los pequeños y ora con ellos y los acuesta en sus camas.  Disfruta cantar a las niñas y orar con ellas antes que duerman.  Ayuda a los hijos grandes con sus bicicletas y le gusta jugar juegos de estrategia con ellos de vez en cuando.

Cada papá es diferente, igual que cada mamá es diferente.  Cada familia es diferente, como cada hijo es diferente.  Todos hemos sido llamados a ser obedientes al Señor y llegar a ser hechos a la imagen de Cristo.  Cristo es nuestra norma, no una lista hecha por el hombre de "quehaceres."  La Biblia no dice que el padre tiene que estar involucrado en enseñar temas académicos, ni aun enseñar a sus hijos su propio oficio.

Lo que sí dice la Biblia es:

"Y amarás á Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.  Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes." Deuteronomio 6:5-7

Esta norma es más difícil de cumplir.  Implica vivirla en vez de cumplir un juego de actividades prescritas.  Un hombre puede leer la Biblia cada mañana y tener devocionales familiares y aún así no amar al Señor con todo su corazón, alma, y fuerzas.  Quizás un hombre que ama al Señor con todo su corazón, alma y fuerzas no practique esas cosas, pero podrá impactar mucho más  la vida de su familia que aquel hombre que sí las practica.  Es el corazón del hombre para con Dios lo que imprime los mandamientos en el corazón de sus hijos.  Si un hombre tiene un corazón para  Dios, naturalmente hablará de ello en la casa y mientras anda (o maneja) por el camino y cuando se acuesta y se levanta.

Los hijos crecen hasta llegar a ser cristianos completos cuando ven a sus padres realmente viviendo la vida cristiana.  Los padres que no practican lo que predican tienen hijos que cuestionan la validez del cristianismo, sin importar en qué escuela estudian o cuántas veces se lee la Biblia en casa.

por Luanne Shackelford y Susan White, dos madres educadoras en el hogar.  Seleccionado con permiso de su libro realista, animado y humorístico, A Survivor's Guide To Home Schooling (Guía para la Educación en el Hogar, por una Superviviente).

 

Used by Permission

The Teaching Home

December / January 1989