Make your own free website on Tripod.com

Enseñando Sobre la Sexualidad Humana
Hogar ] Arriba ] Nuestro Padre Celestial ] [ Enseñando Sobre la Sexualidad Humana ] Edificar, Animar y Elogiar ] Nuestros Lectores Escriben - Agosto 2001 ] Entre Mamás - Agosto 2001 ] Edificando Con Amor ] 10 Peligros de la Evolución Teísta ] Abuelos Involucrados ] Las Reglas de Tu Casa ] La Última Palabra - Agosto 2001 ]

 

Enseñando Sobre la Sexualidad Humana
por Tom y Joanie E.

Qué y cuándo decirles a nuestros hijos sobre el sexo son preguntas comunes. Los educadores en el hogar enfrentan otro dilema: ¿Se debe contar a un niño los hechos sobre la vida a una edad inapropiadamente temprana, o se debe demorar con la esperanza de que el niño no los escuche de una fuente fuera de la casa?

Cuando comentaba este tema con otra madre educadora en el hogar, me contó una historia triste. Sus hijas, que entonces tenían 6 y 8 años, estaban jugando en casa de una amiga de confianza. Regresando a casa llorando, su hija menor le había dicho que la amiga a la que habían ido a visitar les había contado cómo son creados los bebés. Como era de esperarse, esto no se hizo con la sabiduría y sensibilidad de padres cristianos. La niña pequeña estaba tan traumada por lo que sucedió, que se ha negado hasta ahora a comentarlo.

Vivimos en una sociedad corrupta; el sexo está por todas partes y entretejido con casi todo. Una forma perversa de sexualidad humana asoma de cada recoveco de nuestra cultura. Trágicamente hay cristianos muy conocidos que han sido engañados y ofrecen consejo liberal. Por ejemplo, en el número de U.S. News and World Report de Mayo 30, 1988, el Secretario de Salubridad de los Estados Unidos, el Dr. Koop “insiste que la educación sexual sobre SIDA–que incluye pláticas sobre relaciones homosexuales – debe darse en los grados escolares más bajos posibles.” Esto constituye una amenaza para nuestros hijos: los niños de las escuelas públicas, que están expuestos a esto y lo saben todo, son los mismos niños que viven en nuestros barrios y van a la escuela dominical con nuestros hijos.

El presentar la información a edad temprana o aislar a nuestros hijos es una decisión familiar. Un amigo dijo, “A mí no me van a obligar a comunicarles a mis hijos conceptos para los que yo creo que aún no están preparados. Nuestra meta como familia es conservar la inocencia por el mayor tiempo posible. Mantendremos a nuestros hijos aislados cuanto sea necesario.”

Sin importar cuál sea la posición que tomemos, tarde o temprano todo padre enfrenta la pregunta, “¿Cómo les digo a mis hijos sobre el sexo?” Según Charlie y Martha Shedd en Parents and Children, sólo 5 por ciento de los padres cristianos están dando orientación amable, honesta y completa sobre el sexo a sus hijos en el hogar. Como madre educadora en el hogar, mi meta es enseñar sobre todos los aspectos de la vida desde la perspectiva de Dios. La Biblia es clara sobre aspectos de la sexualidad humana. El hombre debe ser hombre. La mujer debe ser mujer. La pureza debe conservarse en nuestros pensamientos y en nuestras acciones. El lecho se debe conservar sin mancilla.

Al abordar los aspectos prácticos de la educación sexual, cuatro principios enmarcan la discusión:

1. Un hogar amoroso. Provee un hogar feliz y modela un matrimonio sólido y amoroso. Se ha dicho que lo mejor que un padre puede hacer por sus hijos es amar a su esposa.

El padre debe mostrar respeto y cariño por su esposa lo mismo que por sus hijas. Los hijos necesitan ver a sus padres tomándose de la mano y abrazándose.

Desde que nace, el niño necesita sentirse amado y aceptado. Esto parece ser una clave importante para ayudar a los jóvenes a conservar la pureza. “Si quieres proteger a tu hijo de las muchas presiones sexuales, desarrolla una relación franca y abierta basada en el respeto y amor mutuo,” (Josh McDowell, How to Help Your Child Say No.)

2. Actitud positiva.

¿Crees, como lo dice la Biblia, que somos hechos maravillosamente? ¿Estás convencido de que cuando Dios creó al hombre y a la mujer, fue bueno? En How to Raise Christian Kids in a Non‑Christian World, La Dra. Grace Ketterman, dice: “La clave para poder platicar sobre el sexo es sentirte cómodo con tu propia sexualidad.”

Nuestra sexualidad realmente es una bendición y debe tratarse con gran gozo. Transmite a tus hijos un sentimiento de felicidad e integridad cuando estés comentando la manera tan maravillosa en que Dios creó a la gente y el sistema reproductivo.

3. Conserva las normas más altas.

Desdichadamente, hay mucho consejo “cristiano” liberal en el área de la educación sexual, especialmente en relación con los años de la adolescencia. Debe recalcarse la pureza y la santidad de nuestra sexualidad.

Cada familia debe llegar a sus propias conclusiones, pero nosotros creemos en el estilo antiguo y el concepto de evitar todo tipo de noviazgo antes de un compromiso para matrimonio y evitar todo contacto físico antes del matrimonio.

¿Y qué de esos supuestos impulsos adolescentes “incontrolables”? La Biblia dice “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar.” (I Corintios 10:13)

Necesitamos evitar programas de televisión, películas y revistas que representan acciones y actitudes perversas hacia el sexo. Mientras que los sentimientos sexuales son dados por Dios y son normales, Dios también dará fuerza para tratar con la frustración física sin tener que recurrir a un acto pecaminoso.

4. Integración.

La sexualidad humana se puede integrar con naturalidad en las actividades diarias. Pensar que todo se resuelve con una sola plática es un error.

La higiene, menstruación, embarazo, y lactancia son parte normal de la vida y se pueden usar como piedra de toque para platicar. Otras maneras de propiciar la plática normal pudieran ser la visita a una granja y lecciones sobre la fisiología humana en un museo de ciencia.

Los padres deben contestar preguntas específicas respecto al sexo cuando sus hijos alcancen la edad y nivel de comprensión apropiados. Los padres que realmente están en sintonía con sus hijos sabrán intuitivamente qué decir y cuándo.

Porque nosotros oramos diariamente pidiendo sabiduría para la crianza de nuestros hijos, y porque estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo por tener una relación amable y abierta con ellos, nuestros hijos vendrán a nosotros con sus preguntas.

También estoy confiando en el Señor para que, como familia cristiana, estemos transmitiendo los valores de castidad y pureza, y que nuestros hijos conozcan y estudien la Biblia, siguiendo sus lineamientos para la vida.

Tom y Joanie E. educan en el hogar a sus tres hijos en Portland, OR, EE. UU.

The Teaching Home
October / November 1988
Used by Permission