Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - Febrero 2001
Hogar ] Arriba ] ¿A Qué Edad Empezar? ] Niños de Lento Aprendizaje ] Entre Mamás - Febrero 2001 ] Conoce a Tus Alumnos ] Mini-autobiografías ] Nuestros Lectores Escriben - Febrero 2001 ] Enseñando La Ciencia ] Sugerencias Didácticas ] [ La Última Palabra - Febrero 2001 ]

 

La Última Palabra – Febrero 2001
Por Mike Richardson

Al estar pensando si debía o no usar La Última Palabra para escribir sobre el siguiente tema, el Señor trajo dos versículos a mi mente:

Gálatas 6:2 “Sobrellevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la ley de Cristo.”

Santiago 5:16 “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”

En el último año he estado teniendo algunas molestias físicas inexplicables que me condujeron a buscar consejo médico.

Después de varias semanas de espera, han llegado los resultados de mis exámenes médicos. Una imagen de resonancia magnética mostró como veinte manchas o lesiones en la materia gris de mi cerebro. Me siento muy agradecido porque se pudieron descartar tumores y cáncer. Se comentaron varios posibles diagnósticos, entre ellos Esclerosis Múltiple. Un examen de líquido cefalorraquídeo y estudios en sangre aportaron más información.

Al llegar los resultados finales, tres de los indicadores clínicos eran positivos para Esclerosis Múltiple. Estos eran: lesiones cerebrales, niveles altos de anticuerpos en el líquido cefalorraquídeo y niveles elevados de proteínas en LCR. El médico ha dicho que esos indicadores, aunados a otros síntomas físicos (parestesias en mi espalda y brazos, fatiga, reflejos lentos y debilidad de mi lado derecho, pérdida de la audición y pérdida de la memoria a corto plazo) indican Esclerosis Múltiple.

Durante los próximos seis meses estaremos evaluando el avance de los síntomas para luego determinar qué esquema de tratamiento sería el mejor.

Al estarle preguntando al Señor cómo afectaría esta enfermedad la continuación de nuestro ministerio aquí en México, Él confirmó de nuevo nuestro llamamiento con Romanos 11:29. Dice: “Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios.”

Honestamente creo que el Señor de nuevo ha confirmado que Él concederá nuestro deseo de vive el resto de nuestros días aquí en México.

Muchas gracias por sus oraciones continuas durante este tiempo.

En Cristo,

Mike