Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - Oct 2000
Hogar ] Arriba ] Nuestros Lectores Escriben - Oct  2000 ] Actividades Extracurriculares ] Cinco Modelos de Estilos de Aprendizaje ] Traer a Casa el Campo Misionero ] ¿Debe Emplearse la Presión? ] Entre Mamás - Octubre 2000 ] [ La Última Palabra - Oct 2000 ]

 

La Última Palabra - Oct 2000
por Mike Richardson

Cada uno de ustedes es un pionero en el movimiento de la educación en el hogar en América Latina - así como los pioneros a principios de 1800 que abrieron el camino para muchos que seguirían tras de ellos después.  En ocasiones esos pioneros, después de pasar por un valle quieto, llegarían a un río caudaloso y peligroso o a un monte muy alto.  Mientras que algunos pocos se desanimarían, otros proseguirían a la meta que tenían delante.

Acabamos de terminar nuestra Quinta Conferencia Anual.  Las novecientas once personas que pudieron asistir podrían estarse sintiendo como el pionero que ha pasado por el valle ‑ ¡refrescado y animado!  Quiero repetir en parte, algunos de los comentarios de la conferencia para animar a cada uno de ustedes a que se preparen para los días que vienen.

Quisiera darles una lista fácil de “cosas que hacer y cosas que no hacer”. Vamos a comenzar con las cosas que no deben hacer.

bulletNo tienen que lograr todo al mismo tiempo.

En Éxodo 23:29-30 Dios dice a los israelitas, “No los echaré de delante de ti en un año, para que no quede la tierra desierta, y se aumenten contra ti las fieras del campo. Poco a poco los echaré de delante de ti, hasta que te multipliques y tomes posesión de la tierra.”

De la misma manera en que Dios no esperaba que ellos conquistaran todos los enemigos de una sola vez, Dios tampoco espera que nosotros conquistemos todas las batallas en el entrenamiento de nuestros hijos de una sola vez. Pero, sí espera que estemos trabajando continuamente hacia la meta, el supremo llamamiento  que ha puesto delante de nosotros.

En nuestro caso el mayor enemigo para nuestro éxito puede ser nuestra propia flojera y falta de iniciativa. Todos tenemos tanto en qué trabajar, tantas áreas que necesitan ser mejoradas. Yo creo que de la misma manera en que Dios esperaba que los israelitas tomaran la tierra prometida poco a poco, también espera que mejoremos nuestras habilidades para enseñar e instruir poco a poco. La acción firme y constante traerá por consecuencia la victoria.

bulletNo tienen que ser responsables por los resultados.

Ustedes son los padres de sus hijos – su padre y madre terrenales. Dios es su Padre celestial.

Tú eres responsable de ser fiel y obediente en el entrenamiento de tus hijos. Dios es responsable de los resultados finales.

También debemos recordar que cada uno de nuestros hijos tiene libre albedrío. Ellos deben decidir por sí mismos si hacen el bien o el mal.

 

bulletNo tienes que hacer esto solo. Dios obviamente diseñó la tarea de criar hijos como una tarea para dos.

Padres, ustedes deben de cargar con las responsabilidades que Dios les ha dado en el entrenamiento de sus hijos. Si no lo hacen, su esposa se sentirá abrumada y desanimada. Madres, ustedes deben no sólo someterse a la dirección de sus esposos, sino que también deben ser la ayuda idónea activa, como Dios las diseñó, para ayudar a sus esposos a terminar la tremenda responsabilidad de criar jóvenes y señoritas piadosos.

Con eso terminamos la lista de los “Qué no hacer.” Ahora vamos a considerar las últimas dos cosas que sí deben hacer.

bulletOra por tu cónyuge y tus hijos diariamente.

Santiago 5:16b dice que la oración eficaz del justo puede mucho. Si no recuerdas ninguna otra cosa de este artículo, recuerdan orar por tu cónyuge y sus hijos diariamente. Dios ha elegido obrar entre nosotros en respuesta a la oración. La oración es la medida de tu amor  tanto por Dios como por tu familia. Mantendrá tu corazón puesto en tu familia, como también mantendrá abierta la comunicación entre tú y tu Padre Celestial. La oración también te ayudará a recordar que tu meta suprema es conducirlos a la madurez espiritual.

bulletHazlo ahora.

Como dijo James Dobson en una ocasión, “Recuerden que realmente no estamos criando niños, estamos criando adultos.” Los estamos entrenando para que sean hombres y mujeres de Dios con responsabilidad.

Cuando Jeremy, Michael y Misty estaban pequeños, muchas personas me decían, “Disfrútalos, entrénalos,  porque los días pasan muy rápido.” Yo les quiero decir, “No les crean. Los días pasan mucho más aprisa de lo que cualquiera se imagina.”

Si no quieres ser sorprendido súbitamente con un joven o una señorita a quien realmente no conoces, entonces, ¡comienza ahora!