Make your own free website on Tripod.com

La Última Palabra - Ago 2000
Hogar ] Arriba ] Párrafos Descriptivos ] Viajes de Estudios ] Estimados Educadores en el Hogar ] La Ley y la Educación ] [ La Última Palabra - Ago 2000 ] Escritura / Vocabulario ] Entrenamiento Positivo de Carácter ] Entrenando a Tus Hijos Para Hablar ] Nuestros Lectores Escriben - Agosto 2000 ] Juegos de Repaso ] Entre Mamás - Agosto 2000 ] Usos para los Métodos Prácticos ]

 

La Última Palabra - Agosto 2000
por Mike Richardson

Ayer estaba acostado en mi cama viendo a Timothy Michael, nuestro octavo hijo que nació a las 6:51 a.m. el 25 de julio del 2000. Es un bebé pequeño — pesa sólo dos kilos 840 gramos y midió 49 centímetros.

Al estarlo viendo, comencé a preguntarme cómo será cuando sea más grande. Eso causó que comenzara a pensar en las personalidades de mis otros "hijos pequeños."

Samuel (5) es desafiantemente 100% niño. Le gusta mucho el campo, los caballos, cavar en la tierra y jugar ruidosamente. Al anochecer se convierte en un niñito tierno que quiere que alguien se acueste con él.

Isaac (4) es un hermano menor típico, que accede a casi todo lo que quiere hacer Samuel. También le gusta jugar con los niños más chicos. En muchas ocasiones se mete a la cuna de Josué para jugar con él.

A los tres años de edad, a Anna le gusta mucho jugar con su muñeca. Le cambia el pañal, le da de comer y también le pega cuando se porta mal. Yo diría que Anna verdaderamente es una "niña de papá." Cuando le pregunto dónde está mi "pequeña gordita," se apunta a ella misma y dice "Aquí estoy." A veces me ve con una sonrisa grande y dice "¡Yo no soy una gordita — una gordita es comida!"

Josué (1½) está desarrollando una personalidad muy graciosa. Sabe cómo hacer reír a todos, y frecuentemente lo hace. Cuando alguien vino de visita, preguntó si Josué estaba celoso del nuevo bebé. Inmediatamente se acercó a Timoteo y comenzó a besarlo en la cabeza. Era como si estuviera diciendo, "Yo no estoy celoso — ¡yo amo a mi hermanito!"

Muy pronto Timoteo estará manifestando su propia personalidad. Así como Pam y yo tuvimos la responsabilidad de ayudar a moldear y formar a nuestros hijos mayores — Jeremy (23), Michael (21) y Misty (20) — también debemos ser diligentes en hacer eso con los menores. Diligentes, agresivos, decididos y persistentes en entrenar a estos "pequeños" para que lleguen a ser fuertes en espíritu. Trabajando agresivamente para hacer avanzar el reino de Dios por todo el mundo.

Por favor oren para que Dios nos dé Su gracia y sabiduría para completar las tareas que ha puesto delante de nosotros.

En Cristo,
Mike