Make your own free website on Tripod.com

Entrenamiento Positivo de Carácter
Hogar ] Arriba ] Párrafos Descriptivos ] Viajes de Estudios ] Estimados Educadores en el Hogar ] La Ley y la Educación ] La Última Palabra - Ago 2000 ] Escritura / Vocabulario ] [ Entrenamiento Positivo de Carácter ] Entrenando a Tus Hijos Para Hablar ] Nuestros Lectores Escriben - Agosto 2000 ] Juegos de Repaso ] Entre Mamás - Agosto 2000 ] Usos para los Métodos Prácticos ]

 

Entrenamiento Positivo de Carácter:  Separación de la Maldad del Mundo Hacia la Mejor Socialización
por Holly J. Craw

Recientemente he oído esta declaración de por lo menos tres fuentes: Los niños no van a saber cómo resistir la maldad del mundo a menos que sean expuestos a ella (desde una edad temprana).

Este comentario se basa en la premisa de que con mayor contacto con la maldad, uno es más capaz de identificarla y resistirla.

Al contrario, yo creo que entre más vemos o “nos codeamos” con la maldad, más aceptable nos parece porque la vemos constantemente.

Aun la investigación secular sugiere que el contacto constante con la maldad o la enseñanza impía resulta en un número mayor de personas que prueban esas conductas.

¿Nos va mejor al familiarizarnos con el pecado?  ¿Cuántos adultos temerosos de Dios han caído después de andar muy de cerca con malos pensamientos y hechos?  ¿Van a ser más fuertes los niños que los adultos quienes han sido entrenados en el Señor y tienen la capacidad de pensar bien hasta las consecuencias?

Creo que las Escrituras son muy claras en cuanto a los principios para entrenar a nuestros hijos.

Los padres han de entrenar a los hijos durante el día en los caminos del Señor (Deuteronomio 6:1‑5); los padres han de entrenar a los hijos en justicia y sabiduría (Proverbios); no hemos de andar, estar, o sentarnos con los impíos, sino meditar diligentemente día y noche en la ley del Señor (Salmo 1).

Hemos de ser puros de corazón (Mateo 5:8); y hemos de mantener enfocada nuestra mente en aquellas cosas que son buenas y reverentes de Dios (Filipenses 4:8).  Nuestras mentes han de ser transformadas y renovadas en Cristo, no conformadas a las conductas y los pensamientos de este mundo (Romanos 12:1‑2), y hemos de evitar caminar en los caminos de tinieblas e ignorancia (Efesios 4:17‑24).

Si “aislamos” a nuestros hijos con el propósito de entrenar sus conciencias para discernir lo bueno y lo malo en el contexto de la Palabra de Dios, estarán mejor capacitados para reconocer la maldad al encontrarse con ella y más preparados para luchar contra ella en vez de tolerarla.

¿Cómo sería el ejército de un pais si pusiera sus nuevos reclutas inmediatamente en las líneas de batalla sin aislarlos primero para entrenarlos como soldados?  ¿No serían invadidos por el miedo, la ignorancia de las reglas y las expectativas, o la falta de experiencia en usar sus armas y las tácticas?

Además, si estamos enseñando fielmente a nuestros hijos la Biblia en su contexto y su totalidad, van a recibir una excelente educación en identificar el pecado y ver sus consecuencias para el individuo y para toda la nación.  Toda maldad conocida por la humanidad se trata en las Escrituras junto con el resultado y la manera de evitarla desde un principio.

Con nuestros hijos en casa, estoy consciente de las áreas en que ellos se gobiernan por su carne (¡y yo tengo que enfrentar mis propias necesidades en esta área!).  Puedo orar por sabiduría (para mí mismo en entrenamiento) y enfrentar directamente los problemas de acuerdo con los principios bíblicos.

Nuestras hijas son mucho más hábiles socialmente que lo que era yo cuando estaba en el sistema escolar.  Están aprendiendo a responder a todo tipo de gente a la manera de Dios—con misericordia, verdad, compasión, justicia, e integridad.

Nuestras hijas pueden entablar amistades fácilmente con adultos y niños de cualquier edad.  Pueden conversar sobre algo interesante; tienen un sentido positivo de su propia identidad; y pueden pensar en situaciones y llegar a conclusiones sanas acerca de los hechos de las personas.

Nuestras hijas del 5o. y 6o. año son capaces de jugar con muchachos de una manera inocente y amigable.  A menudo son muy perspicaces en cuanto a la gente y sienten la libertad de hacer preguntas (usualmente en una manera apropiada) y expresar sus propios sentimientos.

Quizás cuando se presenta la pregunta sobre la “socialización”, necesitamos cambiar la pregunta gentilmente y preguntar, “¿Qué crees tú que debe lograrse con la socialización?”  Entonces después de escuchar la respuesta, inquirir, “Cuéntame de los niños que conoces que tienen estas cualidades.”

Esto mostrará nuestro deseo de entender el punto de vista ajeno y quizás abrirá el diálogo hacia el entendimiento de la posición de educar en el hogar.

The Teaching Home Marzo / Abril 1994