Make your own free website on Tripod.com

Construyendo Esperanza en Rumania
Hogar ] Arriba ] Actividades Artísticas Creativas ] [ Construyendo Esperanza en Rumania ] Filosofia Biblica Gobierno ] Entre Mamás Junio 2000 ] La Quinta Conferencia Anual ] La Última Palabra - Junio 2000 ] Nuestros Lectores Escriben Junio 2000 ] Preparando a los Hijos para la Madurez ] Simplificación del Plan Diario de Clases ]

 

Construyendo Esperanza en Rumania
por Jayme Farris

  Nota del publicador

El verano pasado mi familia tuvo el placer de pasar tiempo con la familia de Mike Farris. Fue en esa ocasión que conocimos a su segunda hija, Jayme. Ella es una joven que el Señor está usando de muchas maneras asombrosas. No sólo ha servido al Señor en Rumania, sino que bajo la dirección de su padre, durante un año ha ayudado a construir un orfanatorio en Rumania que está contribuyendo a la solución de las necesidades de muchos de los numerosos niños de la calle en ese país. He pedido a Jayme que escriba una serie de tres artículos. Tratarán con algunas de las cosas más importantes que sus padres le enseñaron, el trabajo que hizo en Rumania, además del trabajo actual del orfanatorio que está ayudando a construir.

Si quisieran comunicarse con ella directamente, pueden escribirle a:

Jayme Farris
Regeneration Ministries
P.O. Box 2027
Purcellville, VA 20134 USA
correo electrónico: regeneration@ccnmail.com

Conocí a Alina en mayo de 1996, cuando ella tenía cinco meses de edad. Aún a esa edad, ya había vivido una vida más triste que la mayoría de los niños que yo conozco. Hija de una muchacha joven que se había criado en un orfelinato rumano antes de dedicarse a la prostitución, Alina nació a una vida que no ofrecía más esperanza que la de su madre. Cuando tenía dos semanas de edad, su madre la había dejado en una canasta en la calle, escondiéndose a una distancia para ver si alguien la recogería.

Milagrosamente, alguien sí la recogió. Corina Caba, una joven cristiana rumana que recientemente había remodelado su departamento para convertirlo en un orfelinato privado, encontró a Alina y la llevó a su casa. Fue el inicio de un ministerio transformador de vidas, que ahora se conoce como Centro Familiar Casa de Esperanza, en Oradea, Rumania.

Centro Familiar Casa de Esperanza nació de la meta temprana de Corina Caba de ayudar a los niños necesitados en Africa. Pero, cuando cayó el comunismo en 1989 y se supo la verdad acerca de los niños abandonados en Rumania, Corina se dio cuenta de que no necesitaba salir más allá de su propia ciudad. Comenzó por trabajar con niños en los orfelinatos de gobierno y en las calles, pero pronto se dio cuenta de que muchos de ellos ya estaban endurecidos más allá de cualquier esperanza. Decidida a rescatar niños antes de que aprendieran el arte de sobrevivir en la calle, Corina se enfocó sobre los bebés.

Hoy, Centro Familiar Casa de Esperanza, todavía ubicado en el departamento de Corina, alberga de seis a ocho bebés a la vez. Los bebés, que provienen de orfelinatos de gobierno, el hospital infantil y la calle, permanecen en el Centro Familiar Casa de Esperanza sólo hasta que se puedan encontrar familias cristianas que los adopten. Mientras tanto, reciben alimento, cuidado y la atención amorosa que necesitan para recuperarse del daño recibido por su institucionalización. Durante el año de 1997, cuando viví en Rumania y fui voluntaria en Casa de Esperanza, fui testigo de la transformación que ocurre en cada niño después de su llegada. He visto llegar a niños tan débiles que no podían levantar la cabeza y que en unos pocos meses ya están caminando. Más precioso aún es cuando un niño emocionalmente dañado aprende por primera vez a hacer contacto visual, y después a sonreír.

Pero la cosa más hermosa que he visto en Casa de Esperanza son los días cuando los padres adoptivos finalmente llegan a llevar a sus nuevos hijos a su hogar. Desde 1996, Casa de Esperanza ha colocado a más de treinta niños en vidas nuevas con familias adoptivas cristianas. Las cifras son pequeñas en comparación con la enorme población de huérfanos rumanos. Pero en términos del valor eterno de cada alma, Casa de Esperanza está haciendo una obra poderosa.

O, para ser más precisos, Dios está haciendo una obra poderosa. Corina y su personal serán los primeros en decirles quién está cambiando vidas y satisfaciendo las necesidades diarias de Casa de Esperanza. Como el ministerio no genera ingresos, el personal debe esperar fielmente la provisión de Dios, que en algunas ocasiones ha llegado en el momento en que nadie sabía de dónde llegaría la siguiente comida. “He visto tantos milagros,” dice Corina “¡que temo que me voy a acostumbrar a ellos!”

En meses recientes, Dios ha estado obrando aún otro milagro para Corina y sus niños. Con el departamento cada vez más saturado y la lista de niños en espera cada vez mayor, Corina ha visto desde hace mucho tiempo la necesidad de instalaciones nuevas. El problema ha sido la falta de dinero. Con sólo lo suficiente para alimentar a los niños cada mes, parecía imposible pagar la construcción de un edificio nuevo.

Yo todavía vivía en Rumania cuando Dios comenzó a poner esta necesidad de un nuevo edificio en mi corazón. En ese tiempo, yo estaba orando respecto a si debiera permanecer en Rumania cuando terminara mi compromiso de un año. Al orar, Dios me seguía recordando que Casa de Esperanza necesitaba un edificio, y empecé a preguntarme si Él quería que yo hiciera algo al respecto. Continué orando y Dios me dirigió a 1 de Juan 3:17-18: “Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él? Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.”

Al leer este pasaje, me di cuenta de que Dios había puesto una gran necesidad--un nuevo edificio para un orfanato--justo en frente de mí. También me di cuenta de que, como norteamericana, yo tenía acceso a una abundancia de posesiones materiales que sencillamente no estaban disponibles en Rumania. La pregunta era: ¿Iba a amar a mis hermanos rumanos de hecho y en verdad, o sólo de palabra y de lengua?

Al llegar el fin de 1997, decidí seguir la dirección de Dios, regresar a los Estados Unidos, y comenzar un esfuerzo para recaudar fondos para el nuevo edificio para el orfelinato. En julio de 1998, con un poco de temor y temblor, fundé una pequeña organización no lucrativa que se llama Ministerios de Regeneración. Desde entonces he estado trabajando con una dedicada mesa directiva y unos pocos fieles y generosos donadores para recaudar los fondos para construir el nuevo edificio para el Centro Familiar Casa de Esperanza.

En los últimos dos años Dios ha usado Ministerios de Regeneración para proveer más de US$130,000 para la construcción de Casa de Esperanza. El trabajo de construcción comenzó en junio de 1999, y conforme Dios provea, esperamos que Corina y los niños se cambiarán a las nuevas instalaciones en el verano del 2000. ¡Gloria a Dios!

Mi trabajo para Ministerios de Regeneración ha sido una bendición increíble para mí en lo personal. Como “contacto” entre los hermanos cristianos en Rumania y América he podido ver el gozo que hay cuando el cuerpo de Cristo funciona como debiera. En primer lugar, los que dan aclaran que están dando al Señor, y que tienen gran gozo en poder regresar una pequeña porción de la bendición que ellos han recibido de Él. En segundo lugar, los que reciben tienen gran gozo al ver a Dios proveyendo para sus necesidades. Y finalmente ambos, los que dan y los que reciben, pueden orar unos por otros y alabar a Dios por la obra que está haciendo en Rumania. Todo el intercambio se parece mucho a la iglesia primitiva de la que Pablo hablaba en II Corintios 9:12-15: “Porque la ministración de este servicio no solamente suple lo que a los santos falta, sino que también abunda en muchas acciones de gracias a Dios; pues por la experiencia de esta ministración glorifican a Dios por la obediencia que profesáis al evangelio de Cristo, y por la liberalidad de vuestra contribución para ellos y para todos; asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros. “Gracias a Dios por su don inefable!”

Al ver las vidas cambiadas de niños como Alina, que ahora tiene cinco años y vive con su familia adoptiva, puedo ver lo que Dios puede lograr mediante su iglesia unida. Al igual que Pablo, digo: “¡Gracias a Dios por su don inefable!”