Make your own free website on Tripod.com

Entre Mamás - Abril 2000
Hogar ] Arriba ] A qué edad empezar la educación? ] Enseñemos Lo Que Es Verdad ] Nuestros Lectores Escriben - Abril 2000 ] [ Entre Mamás - Abril 2000 ] Hábitos para el Aprendizaje ] Fonetica / Lectura ] Pepitas Bíblicas ] La Quinta Conferencia Anual ] La Última Palabra - Abril 2000 ]

 

Entre Mamás – Abril 2000
por Pamela Richardson

El mes pasado hablé en el seminario ATI México en Monterrey sobre nutrición.  Mientras preparaba la sesión me quedé asombrada de las ideas cambiantes de los hombres. Cuando yo era joven teníamos un cuadro con los cuatro grupos de alimentos. Luego vino el triángulo de la nutrición. Finalmente la semana pasada descubrí que ahora es un círculo. Las ideas de los hombres cambian constantemente. ¿En qué podemos confiar? Al examinar la Palabra de Dios encontré mucho consejo respecto a nuestros hábitos alimenticios, y no cambia. Alimentarse de manera nutritiva es asunto de salud. Es prudente alimentarse sanamente. La ley de Dios nos da buen consejo. Nos sentiremos mejor y lograremos más si tenemos buena salud. Sin embargo, no seremos así más aceptos ante los ojos de Dios.

Dios usa el pan como ejemplo de buen alimento. El pan se menciona 361 veces en la Biblia. En Juan 6 Jesús se refiere a sí mismo ocho veces como el pan de vida. El pan saludable es de grano entero y fresco. El trigo integral tiene 72% más nutrientes que el pan blanco. El trigo fresco recién molido es el mejor. El hombre ha diseñado una manera de hacer que el pan dure más, quitándole la parte más nutritiva del grano.

Yo uso miel y aceite de oliva en mi pan. Ezequiel 16:19 habla de pan de flor de harina, aceite de oliva y miel. La miel es un excelente substituto para el azúcar refinado en la mayoría de las recetas. Es más dulce, de modo que se puede usar una cantidad un poco menor. Jesús y Juan Bautista comían miel, así que estamos en buena compañía.

Como quiera que comamos, debemos recordar que realmente sólo es temporal. Este cuerpo morirá un día, no importa lo bien que lo alimentemos.

Las relaciones que cultivamos son más importantes que lo que comamos. Nunca debemos ofender a nuestros hermanos por lo que comemos o no comemos. I Timoteo dice que nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias. Lo correcto y cortés es comer lo que se nos ofrezca y mostrar gratitud hacia la persona y hacia Dios.

Pan Integral

2 1\2 tazas agua tibia                                                         2 cucharadas de levadura

1\2 taza de aceite de oliva                                     1\2 taza de miel

3 huevos                                                                 1 cucharada de sal

8 a 12 tazas de harina integral

Mezcla la levadura con agua tibia. Agrega el resto de los ingredientes con la mitad de la harina. Mézclese bien. Agrega harina, una taza a la vez, hasta que la masa pueda formar una bola que no se quede pegada a la olla. Amasa por 15 a 20 minutos sobre una superficie enharinada. Pudiera ser necesario agregar más harina cuando la masa se vuelva pegajosa, pero no demasiado, porque hará que el pan se seque. Deja que crezca hasta que doble su tamaño. Golpea para bajarlo y amasa suavemente.

Prepara bollos o tres teleras. Deja que crezca de nuevo unos 45 minutos

Hornea a 350 grados por 15 a 20 minutos, para bollos, y 20 a 25 min. para teleras.