Make your own free website on Tripod.com

Algunas Preguntas para Considerar
Hogar ] Arriba ] [ Algunas Preguntas para Considerar ] Artesanías ]

 

Aprendizaje Práctico Algunas Preguntas para Considerar
por David Quine

 ¿Qué es el Aprendizaje Práctico?

¿Qué es el Aprendizaje Práctico?

El aprendizaje práctico puede tomar muchas formas.  Algunos ejemplos son: poner a nuestros hijos en contacto directo con principios científicos mediante los experimentos y la observación; llevarlos a museos o conciertos de sinfonías; explorar fuertes o ruinas antiguas con nuestros hijos; darles una bolsa de frijoles, fichas o botones para usar con cada nuevo concepto o cálculo de matemáticas; y darles una pluma y hoja o pintura y manta para grabar el sinfín de sentimientos, pensamientos, y eventos de sus vidas.

¿Vale la Pena Todo el Esfuerzo y Molestia?

Vamos a suponer que queremos enseñar las relaciones entre la taza de medir, la pinta, el cuarto de galón y el galón.  Todos hemos visto dibujos en los textos de la taza, la pinta, el cuarto, etc. que muestran estas relaciones.  O quizás has visto que esto se enseña usando símbolos, palabras, y abreviaturas.  ¿De qué otra forma se puede enseñar esto?  Podríamos sacar los cartones de leche, las tazas, etc., y empezar a ver cuántas tazas se requieren para llenar un contenedor de una pinta o de un cuarto.  Ahora tenemos que hacernos algunas preguntas importantes.  ¿Cuál de estas tres formas sería la más fácil para nosotros los padres?  Claro que sí, le atinaste.  Obviamente no es sacar todos esos contenedores.  Pero, ¿qué de nuestros hijos?  ¿Cuál actividad les brindaría más impacto?  Correcto, otra vez.  ¿Pesan más las ventajas de un método práctico que las desventajas?  Esta pregunta se puede contestar solamente por cada familia.

¿No Es Este Tipo de Aprendizaje Solamente para Niños Pequeños?

Es cierto que los niños pequeños parecen aprender de manera diferente a los más grandes.  Los estudios han mostrado que los niños pasan por cuatro etapas de desarrollo intelectual (razonamiento¿ hasta llegar a la edad adulta.  En cada etapa o fase, los niños razonan de diferentes maneras.  Las cuatro etapas identificadas de razonar son sensorial‑motriz, pre‑operacional, operacional concreta, y operacional formal.  Vamos a examinar más de cerca las últimas dos etapas.

Los niños en la etapa operacional concreta necesitan tener oportunidades para experimentar personalmente un concepto antes de su introducción formal para desarrollar un entendimiento significativo y completo.  Algunas preguntas importantes para considerarse son: A¿Cuándo hace un niño una transición del pensamiento concreto al pensamiento formal (o abstracto¿? ¿Qué de pensadores formales?  ¿Necesitan ellos tener tales experiencias concretas?

Hace varios años hice una investigación con la Universidad de Oklahoma en cuanto al desarrollo intelectual de los niños enseñados en casa (publicada en el Diario de Jurisprudencia, Ética y Política Pública de Notre Dame [Notre Dame Journal of Law, Ethics and Public Policy], Vol. 3, No. 4, 1988¿.  En este estudio, buscábamos un entendimiento de cuándo nuestros niños se mueven del pensamiento concreto al pensamiento formal.  Descubrimos que el grupo de niños enseñados en casa que estudiábamos empezó esta transición más temprano que otros niños.

Otra investigación nos dice que aun cuando los niños (o adultos, en realidad¿ de razonamiento formal se ven enfrentados a alguna idea nueva, sucede un mayor aprendizaje si a los niños se les presentan experiencias de aprendizaje práctico.  Te preguntarás el por qué mucha gente de nuestra generación no estudió cursos de física.  Se decía que era Ademasiado difícil.@  Realmente, estos cursos enseñaban abstractamente conceptos abstractos.  La investigación en la Universidad de Oklahoma (Marek y Renner¿ ha mostrado que si estos mismos conceptos, tales como la Ley de Newton, se introducen primero utilizando experiencias concretas, aun los niños de pensamiento abstracto ganan un mejor entendió de los conceptos que si sólo se presentan teóricamente.  Ademas, abre el entendimiento de muchos pensadores concretos.

¿Cuáles son las consecuencias de tales estudios de investigación?  Simplemente, todos los niños aprovechan mucho al experimentar una idea o un concepto antes que se introduzca en forma abstracta.  Aun los niños de pensamiento formal aumentarán su entendimiento si reciben tales experiencias de aprendizaje.

¿Cuál Es un Buen Equilibrio Entre el Aprendizaje Práctico y la Lectura?

No estoy sugiriendo que cada concepto se enseñe como una experiencia Aconcreta.@  Algunos conceptos no se pueden enseñar a este nivel.  Por ejemplo, la estructura atómica es un concepto abstracto que no se puede ver ni tocar.  Otros conceptos se pueden enseñar al nivel concreto o abstracto.

En general, recomiendo que si es posible enseñar un concepto a nivel concreto, así se debe introducir.  Aquellos conceptos que se pueden enseñar a los niveles concreto y abstracto se deben introducir primero al nivel concreto antes de explicar la idea abstracta relacionada.  Aunque haya excepciones a esta generalización, servirá como una guía de ayuda al planear tu instrucción.

Entonces, en general, la lectura debe seguir a una experiencia de primera mano.  Por ejemplo, si estuvieras enseñando acerca del corazón, debes pedir a tus hijos que revisen su pulso en reposo y al hacer ejercicios.  Esto naturalmente llevaría a las preguntas del Apor qué@ que se pueden desarrollar aun más mediante la lectura e instrucción acerca del corazón.  Entonces yo seguiría con alguna otra experiencia que les permitiera usar la nueva terminología que aprendieron en la lectura.

¿Es para Ciertos Tipos de Estudiantes el Aprendizaje Práctico?

Si quieres que tus hijos aprendan acerca de una pradera, puedes darles ilustraciones de praderas y tocar un cassette de sonidos de una pradera.  Pero, ¿no preferirías llevarles a una pradera y dejarles correr por ella, viendo los árboles; recogiendo flores silvestres y oliendo su hermosa fragancia; mirando y escuchando a los venados, los pájaros, y otra fauna; y siguiendo el sonido de un riachuelo para encontrar su fuente?

Las ilustraciones, los libros y las cintas magnéticas jamás deben reemplazar totalmente las experiencias de primera mano tal como estas para nuestros hijos.  Esto les robaría del gozo y el deleite de descubrir el mundo de nuestro Dios.

Esto no quiere decir que hemos de esperar hasta que los hijos experimenten algo por casualidad para enseñarles de ello.  Necesitamos estimularlos proporcionándoles tales experiencias deliberadamente y luego dirigirles mediante el uso de preguntas que sugieren la respuesta que se quiere obtener con el fin de investigar información relacionada.  Esto se aplica a todos los conceptos y las disciplinas.  Entonces los libros llegarán a ser un valioso recurso para ampliar y describir más a fondo los conceptos que nuestros hijos acabarán de experimentar.  Los libros recurso escritos son un bien para expandir el aprendizaje de nuestros hijos.

Palpar, apretar, sobar, y escuchar son solamente unas pocas maneras (aparte de ver¿ que se pueden utilizar para proporcionar el aprendizaje práctico.  El aprendizaje puede y debe integrar tantos métodos como sean posibles.  Si te interesa adquirir información acerca de un objeto que no conoces, lo más obvio para hacer es Acontemplarlo@ con todos los sentidos.

Mientras  proporcionamos experiencias de aprendizaje que involucran a todos los sentidos que sean posibles, se fortalecen los sentidos débiles, y nuestros hijos reciben más oportunidades para entender conforme recibén información en varias maneras diferentes.

Debido a que el observar es la primera acción hecha por el que aprende al adquirir nueva información, nosotros debemos proporcionar a nuestros hijos extensas oportunidades de varias experiencias de aprendizaje.

¿Qué Significa Esto para Nosotros Al  Enseñar a Nuestros Hijos?

Utilizando materiales e instrucciones básicas proporcionados por nosotros los padres, nuestros hijos deben experimentar primero el concepto que se va a aprender, por medio de actividades prácticas.

Luego, bajo nuestra dirección, nuestros hijos combinan sus ideas, datos, y observaciones producidos por la experiencia, y les ayudamos a identificar el concepto inherente a la experiencia inicial.  Es durante esta fase que se introduce el lenguaje del concepto.  Se proporciona más información y explicaciones y éstas se relacionan con la experiencia y las observaciones de los niños.

Entonces ellos utilizarán el concepto recién descubierto en varias maneras diferentes.  Podrán emprender actividades prácticas adicionales, resolver problemas, contestar preguntas, perseguir investigaciones individuales, y/o leer sobre los usos y descripciones más a fondo del concepto.  Esta fase conduce a nuestros hijos a aplicar el principio o la idea que acaban de conocer.

Estas fases B experimentar el principio, enseñar el principio, y aplicar el principio B proporcionarán una estructura a nuestra enseñanza y a la vez un mayor grado de entendimiento para nuestros hijos.

The Teaching Home