Make your own free website on Tripod.com

Entre Mamás - Agosto 1999
Hogar ] Arriba ] 20 Elementos para la Exitosa Educación ] Lista de Control para Iniciar el Año ] Nuestros Lectores Escriben - Agosto 1999 ] [ Entre Mamás - Agosto 1999 ] Ejercicios Creativos de Matemáticas ] Familias Aritméticas ] Cambiando el Corazón de un Rebelde ] Juego de "Pesca" Matemática ] ¿Cómo Pueden Ayudar a la Iglesia? ] La Última Palabra - Ago 1999 ]

 

Entre Mamás – Agosto 1999
Por Pamela Richardson

La cocina es un lugar donde nosotras, como mamás, estamos todos los días. Necesitamos aprender a incorporar ese tiempo de una manera efectiva a nuestro programa de entrenamiento. Hoy quisiera hablarles de las "Matemáticas de Cocina."

Nosotros con frecuencia tenemos invitados a la hora de la comida y se presenta la necesidad de preparar apresuradamente una comida. Algunos de los "secretos" de la preparación anticipada he descubierto que también son excelentes lecciones de matemáticas.

El tomate, la cebolla y el chile morrón son ingredientes básicos de muchas recetas. Yo acostumbro picar y freírlos anticipadamente. Una vez que se enfrían, los guardo en el refrigerador. Así están disponibles para su uso cuando alguna receta lo requiera. Se puede agregar una taza de alguno de ellos al arroz o a los huevos, o ponerlo encima del queso fundido. Se pueden usar hasta con muchas recetas de caldos.

Ustedes se estarán preguntando qué tiene que ver esto con las matemáticas. La semana antes de la conferencia estábamos haciendo preparativos para varias comidas grandes, como seguramente lo estaban haciendo muchas de ustedes. Yo tenía una gran cazuela de tomate, cebolla y chile morrón para picar. También tenía varios niños pequeños que mantener ocupados. Les pedí que separaran las verduras en montoncitos–uno de tomate, uno de cebolla y uno de chile morrón. Estos eran conjuntos y subconjuntos–un elemento básico de las matemáticas. Contamos cada grupo individualmente y luego sumamos los grupos. Mientras tanto yo estaba picando–así que los números iban cambiando. Por tanto, estábamos trabajando con sustracción. Los pequeños estaban contentos, divirtiéndose y aprendiendo. Yo estaba logrando varias cosas a la vez:

bullet

Enseñando elementos matemáticos básicos a mis hijos

bullet

Haciendo más expedita la preparación de futuras comidas

bullet

Enseñando a mis hijos el valor del trabajo y de servir a los demás

Teniendo lista una cazuela de verduras cocidas, muchas comidas más podrán prepararse más rápidamente.

Si vas a desayunar huevos a la mexicana, pon en el sartén una taza de estas verduras, y mientras se calientan, rompe los huevos en un recipiente. (Esta es otra buena oportunidad de enseñar matemáticas básicas.) Deja que los niños cuenten los huevos y los rompan en el recipiente. Luego se pueden turnar revolviendo el huevo. El huevo se puede servir luego con tortilla, frijoles y salsa.

A propósito de frijoles, hay un excelente ejercicio de matemáticas que ayudará a los niños a aprender a contar usando frijoles, pero eso lo dejamos para otra ocasión.

Les dejo esta receta para usar con sus verduras preparadas.

Sopa de Verduras Rosa
1/2 kg. carne de res molida y dorada
2 tazas de cebolla, tomate y chile morrón picados
2 dientes de ajo
1 paquete de 200 gr. de fideos
Consomate (aprox. 2 cucharadas)
2 litros de agua
1 lata de frijoles negros enteros
Queso parmesano

Dore la carne molida. Añada las verduras y ajo; añada sal al gusto. Añada agua, consomate y frijoles negros, y haga hervir lentamente.

Usando otro sartén, dore el fideo con una pequeña cantidad de aceite. Drene el aceite y añada el fideo al caldo. Deje hervir de 8 a 10 minutos. Espolvoree queso parmesano rallado, y sirva.

Estas cantidades pueden modificarse de acuerdo con los gustos de la familia y de acuerdo con lo que tengan a la mano de momento.