Make your own free website on Tripod.com

La Importancia de la Historia
Hogar ] Arriba ] Nuestros Lectores Escriben - Abril 1999 ] La Sabíduria: Clama en las Calles ] La Aventura de las Obligaciones Presentes ] Maratón de Lectura Bíblica Familiar ] [ La Importancia de la Historia ] Ideas para los Devocionales de los Hijos ] La Presencia de Dios Encontrada ] Tips para la Memorización Bíblica ] La Última Palabra - Abril 1999 ]

 

La Importancia de la Historia
por Becky Winn

Con un buen fundamento y herramientas sencillas de organización, estarás preparado para un conocimiento siempre creciente del pasado.

A pesar de los muchos años de instrucción en Aestudios sociales@ que se requieren en la escuela, los alumnos de hoy están saliendo tristemente ignorantes de los lugares y eventos básicos de la historia, según lo atestiguan una reciente sarta de libros sobre el tema. Así, los jóvenes, privados de la sabiduría que viene con un conocimiento claro de la historia por causa y efecto, están destinados a repetir los errores del pasado.

)Cuál es un enfoque eficaz a los estudios sociales?

Primeramente, es imperativo establecer un sentido de que la historia humana es linealCes decir, que tiene un principio (La Creación), un final (El Juicio), y un propósito (La Redención). La Encarnación, o ACristo‑Evento,@ es el evento central que le da a la historia su significado. Así pues, la historia se concibe como la intervención providencial de Dios en los asuntos de la gente y de las naciones al irse acercando el plan de él a su culminación.

El historiador Clarence B. Carson ha dicho de la historia que ésta es Ala verdad general enseñando por medio de instancias particulares.@  Uno puedo estudiarla académicamente o disfrutarla como un relato interesante, pero nadie debe atreverse a ignorar sus enseñanzas.

Una forma lógica de empezar los estudios sociales para los niños pequeños es despertar su apetito para la historia con buenas historias sobre los principiosClos principios del mundo, los principios de su país, y de su propia familia.  Esto los orienta en cuanto a su lugar en el esquema de las cosas y les da un sentido de identidad.

A propósito, puesto que la historia es el registro del pasado del hombre, y puesto que sí tenemos en la Biblia un registro escrito de la creación del primer hombre, eliminen del vocabulario de su hogar para siempre la palabra Aprehistórico.@  No existe la Aprehistoria.@ (Dirigirse al Institute for Creation Research, Box 2667, El Cajon, CA 92021 si desean entender dónde figuran los Acavernícolas@ y los fósiles.)

Un principio obvio, pero frecuentemente olvidado, es que la historia debe estudiarse como una secuencia de causa‑efecto que ocurre en el fluir del tiempo.  De hecho, el conocer fechas y detalles precisos frecuentemente es menos importante que el tener un sentido de lo oportuno y significativo de eventos importantes.

Esto no puede lograrse cuando se estudia la historia en la forma disgregada y fragmentada que es tan común hoy en día. Por el contrario, la historia sólo tiene sentido cuando es percibida como un desenvolvimiento continuo, en el que un evento conduce al siguiente.

El marco que Aamarra@ y da unidad a los datos históricos es la línea de tiempo.  Esta se puede comprar o elaborar, en forma de una gráfica mural o (como lo sugiere la historiadora Anne Beams) un archivo de tarjetas organizadas por décadas, centurias y milenios.  Nuevos datos pueden irse agregando según se obtengan, y la secuencia de tiempo podrá observarse de un vistazo. Esto es invaluable como ayuda visual.

(Anne Beams también recomienda incluir acontecimientos bíblicos y seculares en conjunto, de manera que nuestros alumnos capten el contexto del Amundo real@ que dan las Escrituras.)

Los mapas y un globo terráqueo también son partes importantes de un buen programa de estudios sociales. Teniendo estos elementos a la mano se podrá mostrar a los alumnos lugares de interés. Conforme ellos escuchen de otros lugares en las noticias, en sus historias bíblicas, o en sus estudios, se les debe guiar a los alumnos a identificar con precisión esos lugares, para que adquieran un conocimiento funcional de la geografía.

Poco a poco, conforme los alumnos hagan su trabajo escolar, estudien la Biblia, escuchen las noticias, y lean biografías y literatura, su conocimiento del pasado aumentará. Al organizar este conocimiento mediante el uso de la línea de tiempo y de un mapa, su sentido del tiempo y del espacio se desarrollará. Conforme filtran todo esto por el tamiz de los principios bíblicos su comprensión de la obra de Dios les proveerá de sabiduría y valor para el futuro.

Extractado de Words of Grace, boletín noticioso de Grace Christian Schools, San Diego, California.